Japón: la limpieza como valor

Este video dio vuelta al mundo y se viralizó como si fuera una novedad (que no lo es).

Akira Uchimura dio una muy buena explicación sobre el valor de limpieza en la cultura japonesa. No es algo loable sino que es parte de la vida de cada uno.

Sólo quería sumar mi pequeño aporte de la experiencia que tuve tanto de vacaciones como viviendo en aquel país.

Cada uno se hace cargo de la basura que genera

Recuerdo recorrer de punta a punta una avenida buscando un cesto de basura. Fue una pérdida de tiempo, me tuve que guardar el envoltorio de plástico en bolsillo y tirarlo en casa. Esto implica menos gasto del Estado en servicios de limpieza.

También recuerdo haber participado de barbacoas (estilo japo) en la playa y siempre íbamos con una buena cantidad de bolsas para después tirar todo y dejar todo igual que como llegamos.

Otros ejemplos:

Muchos jubilados en Japón, voluntariamente limpian los parques ñ. En las siguientes fotos se los ve haciendo el mantenimiento del Jardín Imperial, en Tokyo.

Así como los jubilados, hay gente que se reúne los fines de semana para limpiar el barrio donde viven. Es el caso de un amigo japonés que vive en Naha y participa en un grupo de limpieza. No solo se juntan para limpiar su barrio, sino que también es una forma de socializar y conocerse con los vecinos.

En estas latitudes (y me atrevería a decir nuestro continente), sentimos que la ciudad no nos pertenece, no es nuestra casa, sino que es un ser que atenta contra nosotros. Así que nuestra casa es lo que sucede puertas para adentro y los demás que se jodan.
Tal vez esa sea la razón por la que los colombianos, asombrados, veían cómo los japoneses limpiaban el estadio, que al fin y al cabo es el estadio de todos ya que todos disfrutaron de él.

Lamentablemente no sabemos o no podemos o -en el peor escenario- no queremos vivir en sociedad.

Ojalá, más pronto que tarde podamos copiarnos de los japoneses, no sólo en los hábitos de limpieza sino en algo más profundo que es la solidaridad y concepto de sociedad donde todos los ciudadanos somos iguales sin avivadas/pillerías.

Podemos empezar con algo sencillo y que no requiere tanto esfuerzo:

  1. no ensuciar nuestra ciudad: nuestra basura se tira en casa.
  2. que vuelva la materia de Educación Cívica en las escuelas.
Anuncios

La farsa de Barrio Italia

Suena duro el titular y no es afirmación sin fundamentos. Hacía tiempo que venía pensando cómo plasmar esto en palabras, principalmente porque soy vecino del barrio, por lo tanto a mí también me pega.

Cuando uno menciona Barrio Italia, lo primero que se le viene a la cabeza a la gente es Avenida Italia y dos o tres calles que la cortan. Tal vez por desconocimiento o porque es lo que se promociona.
En verdad los límites están un poco difusos y comprenden dos comunas (Providencia y Ñuñoa).

Según la página de la comuna de Providencia, los límites son mucho más extensos de lo que uno imagina, pero los límites que comercialmente se promueven son un rectángulo que va desde Marín hasta -si uno es generoso- Irarrázaval y desde Condell hasta Tegualda.

Los límites de Barrio Italia. Podríamos extenderse un par de cuadras a los costados.

En algún lugar leí que se llama Barrio Italia porque la embajada italiana está cerca (lo dudo, ya que está en barrio Infante). En cambio sí tiene más sentido que se llame así por el eje principal de esta zona que es Avenida Italia.
Antiguamente había fábricas y muchas familias italianas se instalaron allí. Por eso hoy es común encontrar las típicas casas italianas estilo chorizos (galerías con patio) transformadas en galería comerciales.

¿Cómo describiría al barrio Italia?
En lo personal lo describiría como un gran acto de torpeza comercial.
No se sabe bien a qué es lo que apunta: a distrito de diseño, anticuarios, polo gastronómico, a polo cultural, o todo junto. Lo que veo es que al final es que ninguna de esas cosas la hacen bien.

El barrio tiene un potencial comercial y gastronómico enorme. Podría ser mucho más que Lastarria ya que es más extenso, tiene conectividad decente, hay bastante arboleda, tiene terreno para construir y casas muy grandes para aprovechar.

Menciono torpeza comercial por responsabilidades compartidas que paso a enumerar:

  • Burbuja inmobiliaria: En estos últimos años ha habido toda una campaña inmobiliaria en el que venden al barrio como un lugar donde hay una excelente calidad de vida y no es tan así.
    Los pocos supermercados que hay, venden miseria más que productos de calidad. El mismo supermercado de la misma cadena en otra comuna vende mejores productos, más variedad y calidad. Pocos bancos, farmacias, panaderías, minimercados y pocos comercios minoristas completan la lista. Ni piensen en encontrar algo como un cine o centro cultural (sólo hay un par micro-salas de teatro). Hay muchos proyectos inmobiliarios que venden en verde departamentos de 60m2 por 4000-5000 UF lo que encuentro sobrevalorado. Entre comunas pareciera no haber regulación coordinada: en Ñuñoa hay edificios de 20 pisos y del lado Providencia pareciera que no está permitido construir en altura.
  • Negociado de las de las galerías comerciales: Comenzó hace 2 o 3 años con casas estilo italiano con sus habitaciones remodeladas para ser locales comerciales. Siguió esta tendencia con la construcción de galerías de calidad de construcción dudosa donde los comercios tienen por lo general 6 m2 separados por paneles cuyos arriendos son muy altos para las inexistentes comodidades que ofrecen. No es casualidad que los negocios duren un par de meses y cierren. ¡Algunos ni siquiera llegan a abrir!
    Los dueños de estas galerías de Avenida Italia son los que promueven eventos sólo en Avenida Italia, excluyendo a los comercios de otras calles aledañas (Condell, Girardi) limitando la posibilidad de que el área comercial pueda crecer.
  • Coordinación entre comunas: se nota que Providencia le mete más empuje turístico y comercial a la zona que le compete (hasta Caupolicán). Se nota mucho la diferencia que de Caupolicán hacia el sur (Ñuñoa) es menos atractivo. Esta línea imaginaria también implica precios diferentes en el arriendo de los locales.
  • Horarios: Por otro lado es evidente el mínimo esfuerzo por parte de muchos comerciantes. Durante la semana los negocios abren tarde (10 u 11) o cuando quieren, al mediodía el barrio se vuelve a morir y apenas pasada las 18hs ya no queda casi nada abierto. Se los ve a los turistas deambular por el barrio totalmente desorientados (Lonely Planet en mano) al ver todo cerrado. Con suerte algún restaurante está abierto hasta más tarde, pero lo que respecta a las galerías, ni una pasa de las 20 hs. Los fines de semana. la actividad en el barrio mejora porque -por fin- los negocios abren. Los lunes son pocos los comercios que abren. Termina siendo un círculo vicioso, la gente no va porque los negocios no abren.
  • Gastronomía: no destaca y no es casualidad que haya un puñado de lugares que estén siempre llenos. Da Noi y Capperi, ambos son de pastas para diferentes bolsillos. El otro es La Candelaria y es la única cafetería que abre hasta más tarde y su carta es relativamente buena. A todos estos los van a encontrar sobre Avenida Italia. Los demás lugares de la avenida ostentan la fama de carta mediocre, cara, con servicio de meseros que falta que te tiren el plato por la cabeza.
  • Productos: vuelvo a mencionar la torpeza comercial porque veo negocios venden muchas baratijas chinas de Aliexpress a precios inflados. También es muy común ver que en todas las galerías venden los mismo productos y de la misma marca (ej: orgánicos, tés, condimentos, etc). Es por eso que los negocios duran pocos meses y desaparecen. Son pocos los que perduran.

A las comunas: dejen las mezquindades de lado y coordinen para que el barrio crezca y sea realmente un referente tanto para la gente que vive aquí como los turistas. Podría haber hermosos hostels, hoteles boutique, oficinas comerciales y un real polo gastronómico si estuvieran dadas las condiciones.
A los comerciantes: no se dejen engañar, Barrio Italia no es la panacea y no se van a llenar de plata en un mes. Tampoco crean que la gente es idiota pensando que van a comprar baratijas sobrevaluadas. Si bien no es un distrito de lujo, creo que los potenciales clientes estarían dispuestos a pagar por algo lindo, original si el precio razonable. Para comprar una carcasa de celular, lo haría en alguna galería de Providencia o en el metro.
Pedido a los restaurantes: mejoren la atención y la comida pero más que nada la atención que me parece insulto.

Dejando de lado todo esto que parece un tiradero de mierda, no todo es una porquería y hay lugares que valen la pena visitar (casi ninguno sobre Avenida Italia).
Barrio Italia no es la mentira de Avenida Italia, aventúrense a conocer el barrio, hay vida fuera de la Avenida Italia.

  • Ruca Bar:, Av. Condell 868. Excelentes tragos basados en gin y tapeo.
  • Pizzería La Argentina:, Italia 989. No hace falta mucha presentación, son las mejores pizzas estilo argentino de Santiago. Visita obligada.
  • IF – Ideas Factory: Av. Italia 850. Co-work para emprendedores y tal vez pioneros en poner un lugar con todo.
  • Café Think: Av. Italia 1439. cafetería de especialidad en Galería Italia.
  • Silvestre Bistró: Caupolicán 511. Experiencia gastronómica diferente -a la noche- que consiste en que no hay una carta fija sino que el dueño y cocinero te dice el menú del día.
  • Ram Salam: Santa Isabel 429. El mismo está atendido por un auténtico indio que se queda viendo películas de Bollywood en su computadora. Comida deliciosa, sólo efectivo.
  • In Pasta: Santa Isabel 350. Las mejores pastas italianas. Se puede ir a almorzar o comprar para llevar.
  • Café Forastero: Santa Isabel 165. Cafetería de especialidad con deliciosos brunchs los fines de semana.
  • El Merendero: Girardi 1566. Variado menú de comida venezolana de la zona.
  • Vegan Bunker: Fresia 529. Uno tiene la idea que la comida vegetariana puede ser insulsa o poco interesante hasta que prueba la comida aquí.
  • Rubik: Seminario 515. Para los amantes de las cervezas, tiene una carta extensísima.
  • Lala Leelu: Santa Isabel 106 a la salida del metro Santa Isabel. Deliciosa pastelería coreana.
  • La Panadera: Av. Condell 1097. La mejor panadería de la zona.
  • Bonus Track 1 – Silabario: Lincoyán 920. Concepto interesante de cocina local (obviamente chilena) con productos de estación y una atención de nivel superlativo.
  • Bonus Track 2 – Etienne Marcel: Teniente Compton 203. Esta panadería francesa está fuera de los límites del barrio, pero está muy cerca. Vale la pena ir por sus panes, deliciosos croissants y sus macarrones que son los mejores que he probado hasta el momento. Tiene un patio con unas mesas para tomarse un té o café.

Facebook pide instalar Messenger en el celular ¡Ya no!

Si son de los usuarios -como yo- que no tenemos la aplicación de Facebook instalada pero sí desean usar esta red social, se habrán encontrado con el hecho de que para chatear o enviarse mensaje con otros usuarios, están obligados a instalar Facebook Messenger. Esto es ridículo porque si en la versión escritorio no ocurre, ¿por qué habría de ocurrir en un navegador de un dispositivo móvil? Inaceptable para mí.

(más…)

Recuerdos de Hanami

Pot…
Pot pot…
Pot pot, pot pot…

hanabira

Saco el paraguas y a través de su plástico transparente veo caer las gotas que se expanden con fuerza por su superficie y los pétalos de cerezo que se quedan pegados al mismo.

En abril, el atardecer color ciruelo se apaga de pronto con la lluvia y da lugar a un gris cálido.

Me dirijo por una calle estrecha hacia la estación de tren. La misma es invadida por transeúntes que caminan rápido en ambos sentidos. De repente los autos han perdido el derecho de transitar por allí y van a paso de hombre.

Voy rozando con mi mano el muro de concreto que corre paralelo a la vía del tren. El mismo está poblado de musgo de un color intenso. Siento que estoy caminando descalzo sobre una alfombra verde.

De repente la oscuridad se torna neón y los carteles de Shinjuku me invitan a volver al hotel.

Tokyo

Homeland in Mirror

Hace poco compré por Amazon un libro que recomiendo -al que lo pueda conseguir- a los nikkei argentinos.

Se llama Homeland in Mirror – Japanese Immigrants in Argentina (鏡像の祖国 アルゼンチンの日系人たち) de Tajima Sayuri, un hermoso libro de fotografía en blanco y negro tomadas por la autora del mismo, quien fue visitando diferentes puntos de Argentina donde había -y hay todavía- japoneses de primera generación.
El mismo está escrito en japonés y castellano, por lo tanto no van a tener problemas en leerlo.
Recorrer las páginas de este libro es muy emocionante porque hay fotos de parientes, otros japos de Santa Fe, de Itoman, del Centro Okinawense entre otros. Es casi como ver un álbum familiar publicado a 18 mil km de distancia.
Tiene muchísimo valor histórico, muchos de los retratados ya no están. No queda mucho tiempo para que se desvanezca esa cápsula del tiempo japonesa llamada issei del siglo XX.
[…] sin importar cuál sea la generación de la que provengan, preservan y conservan sus antiguas costumbres japonesas.
¿En qué momento se convirtieron los japoneses, partiendo a un país muy lejano hace mucho tiempo, en gente argentina de origen japonés? […]
Tajima Sayuri
Precio: ¥3024

Japón 2017: Bambusal de Arashiyama

Me quedé un poco decepcionado con el bambusal de Arashiyama porque me imaginaba un bosque donde uno podía estar solo con la inmensidad del mismo y en paz. En cambio estaba repleto de turistas turnándose para tomarse selfies. También se escuchaba pasar el tren muy cerca por lo que podría decir éste también aportaba a que la atmósfera quedara trunca.

Traté de sacar fotos en las que no apareciera tanta gente pero no lo logré, algunas salieron movidas y otras simplemente no me gustaron. Así que me limité a disfrutar de mirar hacia arriba, el techo verde oscuro.

foto un poco movida del bambusal de Arashiyama pero me gustó

Más información sobre qué hacer en Arashiyama en Japonismo.

Japón 2017: los dioses simpáticos

En la cultura japonesa hay espíritus o dioses por doquier. Incluso se pueden encontrar espíritus en objetos inanimados como una piedra, una montaña o una espada.

En los templos van a notar que muchas figuras de animales o antropomórficas tienen ropa o alguna clase de abrigo. Ellos también son dioses y por lo tanto también se les rinde tributo (comida, dinero, etc.) y cuidados. Algunas personas seguramente tendrán algún favorito al que rendirle tributo.

Templo sintoísta Namiyokeinari, Tsukiji
Cámara: Huawei P9

Un caso muy notorio es Daishō-in en Miyajima, un lugar que deben experimentarlo personalmente. No encuentro las palabras justas para describirlo.

Lugar: Daishō-in, Miyajima, Hiroshima.
Cámara: Diana F+
Película: Lomography ISO 400

Japón 2017: calles estrechas

Un japonés una vez me dijo que cada vez que va a Tōkyō siente que se ahoga. Creo que su percepción no es del todo errónea, Tōkyō es una ciudad que abruma con sus luces, sofoca con la cantidad de gente y cansa sólo con recorrer sus enormes distancias.

Sin embargo, recomiendo perderse por sus estrechas calles, allí la atmósfera me parece más amigable. Es cuando siento que la ciudad se siente más acogedora.

De alguna manera, cuando veo la serie Shinya Shokudo, se me vienen a la mente estas imágenes.

Cámara: Diana F+
Películas: Kodak Portra 800 y Lomography ISO 400

Japón 2017: Río Takano

El río Takano se une con el Kamo. Hay que cruzarlo para llegar a la estación Demachiyanagi.
Donde confluyen ambos ríos hay un camino de grandes bloques piedras (colocadas intencionalmente) para que uno pueda atravesar el río por allí en lugar de hacerlo por el puente.

Río Takano, Kyōto
Cámara: Diana F+
Película: Lomography ISO 400

Confluencia de los ríos Kamo y Takano: http://japanvisitor.blogspot.cl/2011/08/kamo-and-takano-rivers-kyoto.html

Japón 2017: área de fumadores

Esas cosas que no se entiende bien de Japón: lugares específicos para fumar.
Como si el aire que respiramos no fuera el mismo, en lugares determinados la gente fuma y echa humo como si fueran chimeneas.

Tal vez la razón de que existan lugares así es para evitar que la gente tire las colillas de cigarrillos en cualquier parte, aunque conociendo a los japo, lo más probable es que esta no sea la razón (los he visto con ceniceros portátiles).

Zona de fumadores cerca del Santuario Yasukuni, Tōkyō.
Cámara: Diana F+
Película: Lomography ISO 400

Este y los siguientes artículos serán de fotos tomadas con la Diana F+. Si bien es una cámara que parece de juguete, permite obtener resultados interesantes. Lo que en la fotografía profesional podría considerarse una porquería, con la misma se lo consideraría “divertido”.

Un ejemplo de ello es que algunas fotos tienen un destello (o una aparente filtración de luz) y algunas salieron medio deformes, como si tuviera “ondulaciones”. Sospecho que todo esto ocurrió porque las películas no quedaron suficientemente tensas. La “ondulación” no sé por qué se dió, nunca me había pasado antes.