Japón 2017: fotos varias de Hiroshima

Hiroshima, si no fuera por la zona cero como recordatorio de una ciudad arrasada, diría que aquí no ha pasado nada. Es una ciudad de tamaño medio (700 mil habitantes) pero con mucha actividad tanto turística como comercial. Se nota el ritmo de vida de ciudad de interior, no todo funciona como un relojito como en el caso de Tōkyō.
Obviamente es todo nuevo (70 años) pero siguen conservando tranvías que parecen de las Segunda Guerra Mundial. Sin embargo están impecables, como si fueran nuevos.

(más…)

Japón 2017: Japan Rail Pass

De mi experiencia reciente, puedo decir que al Japan Rail Pass (o JR Free Pass) le hemos sacado provecho.
Con 5 viajes en shinkansen, usar a diestra y siniestra la línea Yamanote, el Narita Express entre otros trenes locales , el ferry de Miyajima e incluso un bus de JR en Kyōto creo que el pasaje quedó ampliamente amortizado.

Haciendo cuentas en HyperDia, ya con haber hecho Tōkyō > Kyōto > Hiroshima > Tōkyō en shinkansen, el Rail Pass quedó pagado en su totalidad. Los otros viajes hechos vinieron de yapa.

Japan Rail Pass con su instructivo

(más…)

Japón 2017: Comiendo en Hiroshima

Lo fabuloso de Japón: entrás a un edificio supuestamente de oficinas y en el tercer piso te encontrás con un montón de puestos de comida, en este caso de okonomiyaki. Sin embargo este lugar no es ningún secreto bien escondido, aparece en la guía Lonely Planet y se notaba porque había muchísimos turistas.

Okonomimura (お好み村) es como se denomina este piso y su nombre se podría traducir como “el pueblo del okonomiyaki”.

Teppei (てっ平) es el primer negocio que van a ver cuando salgan del ascensor y van a ver dos señoras cocinando sin parar, no importa la cantidad de comensales, ellas cocinan todo al mismo tiempo y te los preparan frente tuyo en el teppan. Pero no solo es okonomiyaki, también preparan otros platos a la plancha, como gyozas.

A diferencia de otros okonomiyaki que he comido, el de Hiroshima lleva fideos.

(más…)

Japón 2017: Blue Bottle Shinjuku

Blue Bottle Shinjuku, Tōkyō

Blue Bottle Shinjuku

dosis de cafeína

Paramos un día en Shinjuku y por esas casualidades pasamos por Lumine, un centro comercial. No tenía muchas posibilidades de entrar a un Blue Bottle así que entramos para probar su café.

Como siempre, los japoneses son muy pro con la estética, el lugar es simple, desprovisto de detalles que distraigan.

Me gusta la disposición que tiene, con los baristas como estrellas de rock en el centro. Realmente son una tropa de tipos trabajando sin parar. Nunca vi tantas personas preparando café al mismo tiempo.

El lugar no da para quedarse mucho. Si uno quiere comer algo, no tienen plato, solo bolsitas de papel como invitándote a irte.
Blue Bottle Shinjuku es para estar tomando de parado o estar sentado un rato y seguir con la vorágine de Tokyo.

Ver la entrada original 109 palabras más

Japón 2017: Tōkyō cotidiano

Las otras fotos de Tōkyō que probablemente no sean para la Lonely Planet.

Bicicletas sin candado, la compulsión por enaltecer las frutas, la exaltación por la limpieza que convive con lugares oscuros, las moles de vidrios espejados contra el Tōkyō antiguo que quiere permanecer, el trajín del tokyota laburante, las creencias y el consumo (con sus peculiaridades). Eso es lo que pude seleccionar de las tantas fotos que saqué y que seguro son una minúscula parte de lo que es esta inmensa ciudad.

(más…)

Japón 2017: Kasagiya

Kasagi-ya: Casa de té en zona muy tradicional.

 

dosis de cafeína

Si van a Kyōto, un paseo obligado es Higashiyama donde se encuentra Kiyomizu-dera, templo insignia de la zona.
Es un mundo de gente, no se puede caminar y uno llega al punto que -por más que todo sea lindo- se quiere ir. Se pierde un poco la belleza de contemplar el paisaje tranquilo, es puro comercio.

Pero a pesar de estar todo tan preparado para el consumo y la gente que circula sin parar, hay una casa de té que está ahí con super bajo perfil por lo tanto pasa un tanto desapercibida. La gente no se da cuenta que existe.
Sin embargo la Lonely Planet recomendaba pasar (casi como un must) por este lugar y tomarse un matchá.


Ver la entrada original 116 palabras más

Japón 2017: tal vez sea demasiada cortesía

El aeropuerto de Narita es HERMOSO y no exagero. Es todo lo que está bien.
No es solo funcional sino que su estética está elevada al nivel japonés.

Este aeropuerto recibe aluviones de turistas de China y Corea, por lo tanto posee el duty free más grande que he visto en un aeropuerto internacional. Y no es el típico duty free de Kit Kat. Aquí van desde Cartier hasta Hermes y lo más loco es que en todos los negocios hay gente comprando (soy muy pobre).

Todo es puro lujo y elegancia pero también se puede comer a buen precio, al mismo que en Tōkyō y la comida es buena.

Como había mencionado en otro artículo, la atención que tuvimos fue siempre excelente, pero el souvenir de la casa de cambio pone de manifiesto cómo con gestos tan sutiles se puede ser tan pero taaaan pro.

Aeropuerto de Narita: te llevabas un origami después de cambiar dinero. Cortesía al 150%.

Japón 2017: alrededores de Demachi

Siguiendo con la temática de fotos cotidianas, este barrio sigue conservando vida de barrio. Sólo un par de avenidas tienen más movimiento de gente y comercios.

En el mismo se encuentra el palacio imperial, Kyōto era la antigua Edo.

El castillo de Kyōto fue residencia de los emperadores por 540 años hasta la llegada de la era Meiji.

(más…)

Japón 2017: Kyōto cotidiano

Muchas veces con el ánimo de sacarle fotos a los lugares turísticos (templos, parques y castillos) nos olvidamos de lo lindo de lo cotidiano.