Tōkyō

Japón 2017: los dioses simpáticos

En la cultura japonesa hay espíritus o dioses por doquier. Incluso se pueden encontrar espíritus en objetos inanimados como una piedra, una montaña o una espada.

En los templos van a notar que muchas figuras de animales o antropomórficas tienen ropa o alguna clase de abrigo. Ellos también son dioses y por lo tanto también se les rinde tributo y cuidados. Algunas personas seguramente tendrán algún dios favorito al que rendirle tributo.

Templo sintoísta Namiyokeinari, Tsukiji
Cámara: Huawei P9

Un caso muy notorio es Daishō-in en Miyajima, un lugar que deben experimentarlo personalmente. No encuentro las palabras justas para describirlo.

Lugar: Daishō-in, Miyajima, Hiroshima.
Cámara: Diana F+
Película: Lomography ISO 400

Anuncios

Japón 2017: calles estrechas

Un japonés una vez me dijo que cada vez que va a Tōkyō siente que se ahoga. Creo que su percepción no es del todo errónea, Tōkyō es una ciudad que abruma con sus luces, sofoca con la cantidad de gente y cansa sólo con recorrer sus enormes distancias.

Sin embargo, recomiendo perderse por sus estrechas calles, allí la atmósfera me parece más amigable. Es cuando siento que la ciudad se siente más acogedora.

De alguna manera, cuando veo la serie Shinya Shokudo, se me viene a la mente estas imágenes.

Cámara: Diana F+
Películas: Kodak Portra 800 y Lomography ISO 400

Japón 2017: experiencia en un hotel cápsula

Otra de las cuentas pendientes que tenía de Japón, era la de dormir en un hotel cápsula.
No estaba en nuestros planes parar en un hotel cápsula pero por problemas con un departamento de Airbnb optamos por parar en uno de estos hoteles.

No había encontrado muchos hostels disponibles por la zona que queríamos y los manga-cyber café olían a onanismo por lo tanto la opción eran: hotel, ryokan o cápsula.

(más…)

Japón 2017: Blue Bottle Shinjuku

Blue Bottle Shinjuku, Tōkyō

Blue Bottle Shinjuku

dosis de cafeína

Paramos un día en Shinjuku y por esas casualidades pasamos por Lumine, un centro comercial. No tenía muchas posibilidades de entrar a un Blue Bottle así que entramos para probar su café.

Como siempre, los japoneses son muy pro con la estética, el lugar es simple, desprovisto de detalles que distraigan.

Me gusta la disposición que tiene, con los baristas como estrellas de rock en el centro. Realmente son una tropa de tipos trabajando sin parar. Nunca vi tantas personas preparando café al mismo tiempo.

El lugar no da para quedarse mucho. Si uno quiere comer algo, no tienen plato, solo bolsitas de papel como invitándote a irte.
Blue Bottle Shinjuku es para estar tomando de parado o estar sentado un rato y seguir con la vorágine de Tokyo.

Ver la entrada original 109 palabras más

Japón 2017: Tōkyō cotidiano

Las otras fotos de Tōkyō que probablemente no sean para la Lonely Planet.

Bicicletas sin candado, la compulsión por enaltecer las frutas, la exaltación por la limpieza que convive con lugares oscuros, las moles de vidrios espejados contra el Tōkyō antiguo que quiere permanecer, el trajín del tokyota laburante, las creencias y el consumo (con sus peculiaridades). Eso es lo que pude seleccionar de las tantas fotos que saqué y que seguro son una minúscula parte de lo que es esta inmensa ciudad.

(más…)

Japón 2017: Las dos torres de Tōkyō

La última vez que estuve en Tōkyō, la torre más alta era la -valga la redundancia- Torre de Tōkyō.
Ahora la torre más alta es la Tōkyō Skytree que no significa que la anterior sea menos importante. Visitamos ambas.

La novedad de la Torre de Tōkyō es que ahora tiene un piso transparente muy pequeño en una parte, eso no recuerdo que estuviera antes. La entrada sigue estando a un precio razonable, 980 yenes por adulto.

Para llegar al Skytree, se puede ir con tren y bajarse en la estación Tōkyō Skytree o en subte en la estación Oshiage.
Si van en subte, van a salir a una de las entradas del complejo Solamachi, un shopping muy grande y muy de lujo.
La entrada para subir aquí precisamente no es muy económica, pagamos 3000 yenes (unos 30 USD aprox), sin embargo pagando 1000 yenes se podía subir al piso 450 que tiene una mejor vista y una galería. A pesar de los precios realmente altos la boletería de la torre está repleta a cualquiera hora.

Japón 2017: Shibuya

Tanto orden y limpieza no podía ser posible y por algún lado la locura tiene que escapar.
Este caso lo vi en Shinjuku-Shibuya que es una zona donde se congregan muchos jóvenes, allí las cosas no están tan ordenadas ni limpias pero igualmente sorprende que la cosa se mantenga bastante bien siendo que no hay cestos de basura ni personal de limpieza.

En Shinjuku me topé con gente tomando cerveza y fumando sentada en la vereda. Claramente no siguen el patrón del resto de la ciudad teniendo en cuenta que no se puede fumar en cualquier parte. Mucho menos estoy seguro que se pueda beber en la vía pública.

El cruce de Shibuya es una locura, es como la pintura que refleja el estilo de vida de Tōkyō: vertiginoso.

Salís de la estación y te encontrás con este espectáculo.


(más…)

Japón 2017: Hanami

Posiblemente los cerezos florecidos justifiquen completamente un viaje de 28 horas.

Las fotos no le hacen honor al espectáculo en sí pero ver la ciudad de rosado y blanco es increíble. No en vano existe en japonés la palabra hanami para describir el acto de contemplar y maravillarse ante el florecimiento. Claro, no aclaran que la flor es la del cerezo.
(más…)

Japón 2017: Ippodō

Otra casa de té altamente recomendada.

dosis de cafeína

Ippodō Chaho (一保堂茶舗) es primer nivel en todo: excelente ambientación, servicio y la estrella del lugar que es el té.

Es sólo tetería, no es una cafetería (no tiene pastelería) y sólo es para tomar té y degustarlo.

Por eso cuando uno pide, nos traen la bandeja acompañada de un dulce de sabor sutil que es el complemento para apreciar el té.

Si piden el té verde fuerte (koi), después pueden pedir que lo rebajen (usu) por 300 yenes.

Está bueno experimentar los dos sabores.

Me faltan estrellas para este lugar de altísimo nivel que no necesariamente significa que nos cueste un ojo de la cara.

Cerca de los jardines del Palacio Imperial, pueden llegar aquí caminando desde la estación Yakuragicho o la de trenes de Tōkyō.

Si andan dando vueltas por la zona no dejen de visitar este lugar.

Ver la entrada original