El salvoconducto y la mafia de las notarías

Vivir en el extranjero (Chile en mi caso) implica un aprendizaje todos los días.

Resulta que para mudarme debo pedir permiso, no es sacar las cosas a lo bobo de un departamento para mudarme a otro, no señor.

Para mudar y vaciar el departamento necesito pedirle permiso al dueño del departamento demostrando que no debo ninguna factura de servicio ni nada. Esta autorización debe estar notariada y después debo ir con esta autorización a una notaría y pedir un salvoconducto, una especie de permiso que demuestra que no soy un delincuente y que todo lo que me llevo del departamento es legítimamente mío y no me lo robé. En este papelito figura un tipo de declaración jurada, la propiedad que estoy abandonando y propiedad a la que me mudo.

Las empresas de mudanzas lo piden porque en el medio del trayecto de un lugar a otro, podrían ser inspeccionados por algún carabinero ávido de desempeñar sus fuciones y de no tener el salvoconducto va multa seguro.

Ok, parece una cosa retorcida pero tiene su lógica: es una forma de evitar que algún delincuente te desvalije la casa. Los conserjes de edificios también lo piden para “cubrirse” en caso de que alguien quiera hacerse con todo lo que haya dentro de un departamento y no le pertenezca (en el caso de un departamento amoblado).

Todo esto sería REALMENTE útil si los carabineros pararan a cada camión de mudanza y fuera imposible falsificar un documento notariado. Vamos, es un papel con un sello, una huella digital y una firma. No hay ninguna ciencia.

La conclusión a la que llego es que existe un sindicato de notarías al mejor estilo mafioso que tiene monopolizado el honor y buena fe de la gente. Cada vez que tengo que ir a una notaría me quiero cortar los huevos con una cuchara de bambú (esas reciclables, muy bonitas) porque en la mayoría de los casos están repletas debido a que para cualquier cosa hay que ir al notario. Son incómodas, parecen haberse congelado en el año 1980 y encima te cobran lo que quieren, incluso por respirar. Los trámites deberían al menos estar tipificados. No puede ser que en una notaría en Pedro Valdivia el salvoconducto costara 3000 pesos y en Las Condes 2000 pesos.

¡Delincuentes! ¡archívese!

Anuncios

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s