Cosas que me sorprenden de Chile parte 3

Tercera tanda de cosas que me sorprenden de Chile, aunque lo más exacto debería ser “Cosas que me sorprenden de Santiago” ya que Santiago NO es Chile.
¿Será la última tanda? No lo sé.

  • Cuando cantan el cumpleaños, nadie aplaude hasta que el cumpleañero apaga la vela. ¿Será que los argentinos cantamos como si estuviéramos en la cancha?
  • Después de muchos empujones en el metro (subte), me dí cuenta que la gente no pide permiso sino que pide disculpas por haber empujado.
  • Y el promedio de la gente se “come” la bronca y no dice nada cuando toma micro. Al igual que en Argentina, los choferes son unos hijos de puta y se hacen los boludos muchas veces: cuando están atrasados, no paran. La gente los ve pasar y dice “pucha, otra vez…”. A veces me encuentro puteando a ese hijo de re mil puta que me hace llegar con una hora de retraso a mi destino.
  • Aquí se desayuna salado, especialmente sándwich. A diferencia nuestra que desayunamos facturas, medialunas o tostada con mermelada, la gente compra en la calle sándwich de jamón con palta (¡muy bueno!) o directamente pasa por el almacén o panadería y compra fiambre y pan para hacerse un sándwich.
  • Me llama la atención que la gente compre jugo de naranja en la calle. Es común que a la salida del metro haya puestos de venta de jugo de naranja recién exprimido. La gente aquí consuma bastante fruta.
  • En muchos negocios, las cajeras me han reprochado que no me llevo el ticket. Uno está acostumbrado a la evasión en Argentina y nunca recibe ticket por nada. Acá sí, lléveselo porque se enojan.
  • Yo sé que la amplitud térmica en Santiago es considerable. A la madrugada puede hacer 5°C y al mediodía 27°C, pero veo gente caminando a las 6 de la tarde con un suéter puesto. ¿No les da calor? ¿Les dá flojera sacárselo o han logrado ser atérmicos? Me da curiosidad eso.
  • La renovación de stock en algunas verdulerías es el sábado y no se renueva hasta el próximo sábado. A veces ocurre que uno va al supermercado antes del día de renovación de mercadería y no encuentra algo básico como tomate ¿?
  • Me llama la atención la cantidad de alcaucil que se consume.
  • Santiago tiene una gran cantidad de restaurantes peruanos. ¡Tal vez sea la ciudad que más restaurantes peruanos haya fuera del mismo Perú! Hay de todo tipo, buenos y malos pero hay muchos excelentes.
  • También veo que es muy común que la gente compre de todo en la calle. Son el equivalente a los manteros de Florida. Lo que me causa más gracia es que a la gente le encanta revolver y comprar puro cachureo (baratijas o cachivaches). El verdadero éxito de los manteros es tirar una manta al piso y dejar todo desacomodado, lo cuál obliga a la gente a revolver. Yo creo que si dejaran todo acomodado, venderían menos.
  • Se escucha mucho rock nacional (me refiero a argentino), muchísimo. Tal vez más que en Argentina. Eso lo noto en los bares. Soda, Virus, Enanitos Verdes, Bersuit, Auténticos Decadentes, etc es lo que se escucha frecuentemente
  • Si hay una cosa que hicieron bien los alemanes, es haber dejado una buena tradición cervecera. Me sorprende el auge y la cantidad de microcervecerías de excelente calidad y creo que le han quitado bastante mercado al conglomerado CCU
  • Les encanta (o están demasiado acostumbrados a) encasillar y estereotipar a la gente por la comuna en la que viven. Es común mencionar esa división de “pasando Plaza Italia”: Plaza Italia es la línea imaginaria que divide el Oriente (el sector adinerado) del Poniente (el sector menos adinerado) de la región metropolitana y pareciera que con eso basta para encasillar a la gente. Allí entra en tema las divisiones sociales como ABC1, C1 y todo eso que escuché por primera vez aquí.
  • Con la cantidad de gente que toma helado aquí, me llama la atención que el delivery de helados no se haya popularizado. Creo que la única heladería que conozco que ofrece delivery es Grido
  • Con todo el quilombo del dólar blue y cierre de importaciones en Argentina, en ciertos sectores (cercanos a shoppings), veo malones de argentinos arrastrando valijas (sí, valijas) para “saquear” desesperados diversas tiendas de ropa. El deme dos, tres y cuatro es moneda corriente al igual que las tiendas de electrónica. Muchos negocios se han hecho el año gracias a los argentinos. También he visto aparecer varias marcas de ropa argentina. No es de sorprender ya que aquí hay una relativa estabilidad económica con reglas del juego más claras.
  • Comparando con Argentina, la proporción de japoneses es mucho más alta. Me he topado con más japoneses que nikkeis en Santiago. La razón es que hay muchas empresas de minería japonesa que mandan a sus ingenieros un par de años a trabajar aquí (a Chile, no Santiago). La comunidad nikkei aquí es ínfima y si hay descendientes de okinawenses, seguramente son argentinos.
  • Con una inflación controlada, los precios aquí están bastante estables. Si bien se nota una leve tendencia alcista, los precios suben y bajan dependiendo de diferentes variables económicas (no solamente el dólar). A diferencia de Argentina donde lo que subió, nunca bajó, aquí la bencina (nafta) sube unos pesos y a la semana baja. Eso da previsibilidad al momento de ahorrar, o embarcarse con alguna inversión. Pareciera algo imposible en Argentina pero creo que es una cuestión de cabeza: hay que robar menos.
  • Impresionante el trabajo de riego que realizan en todas partes para que los jardines y parques estén verdes. Si bien el clima no es tan árido como en Mendoza, si no fuera por el constante riego, estaríamos parado sobre polvo.
  • Y hablando de jardín, nadie se roba las flores de los parques. No he visto un solo parque enrejado.
  • Nunca usé tanto bloqueador factor solar 50 como aquí. Incluso he visto que algunas empresas tienen dispensadores de protector solar, al igual que alcohol en gel (claro, todo depende de la empresa).
  • Existe mucha burocracia para todo y es una cultura orientada a formulario/documento. Todo es por triplicado, sellado, firmado y recontra verificado haciendo que los trámites de cualquier cosa sean un tedio y uno termine acumulando papeles y más papeles. Me sucede cuando voy a alguna clínica, cuando hago algo en el banco o por cualquier cosa en algún negocio. Todo se imprime y todo se firma. ¡Archívese!

Cosas que me sorprenden de Chile Parte 1
Cosas que me sorprenden de Chile Parte 2

Anuncios

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s