Lecciones de la inmigración

La decisión de irse a otro país no es algo que uno lo toma a la ligera. Uno debe sopesar muchas cosas y eso puede cambiar con el correr del tiempo.

Ahora le dicen expatriado, que es una forma elegante de decir inmigrante. Hace más de 7 años que estoy emigrando y si hay algo que aprendí es que la distancia hace que uno sea responsable de las decisiones que toma.

La inesperada noticia de la pérdida de un ser querido, nos lleva a ese momento de reflexión sobre los objetivos que uno se propuso y si en verdad valió la pena. No queda otra cosa que mirar hacia adelante.

Es el momento en que uno piensa que hace un siglo atrás (y más) los inmigrantes tuvieron una situación más complicada. Cuando viajar a otro país no era ir a un aeropueto y la única comunicación, cuando había, era a través del correo. Hoy realmente las cosas son mucho más fáciles.

Me quedo con los buenos recuerdos. Como esas tardes cuando iba al fondo del patio donde había un cuarto de herramientas y cachivaches y lo veía a él sentado, escuchando el partido de fútbol con su radio a válvulas.
O cuando llegaba y estaba leyendo el diario en su cama y le pedía que me contara el mismo cuento de un tal Juan una y otra vez.
O cuando me enseñó -aunque sin mucho éxito- a jugar al tenis.

Anuncios

One comment

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s