Vivir en Chile requiere que uno tenga una salud de fierro

Vivir en Chile requiere que uno tenga una salud de fierro: el sistema de salud me parece caro e injusto. Con esta frase tan elocuente como negativa inicio este post, que no quiere desalentar a nadie a emigrar a Chile, sino que estén al tanto de uno de los inconvenientes y shocks culturales a los que uno se puede llegar a enfrentar.

Lo que cuento a continuación es mi experiencia como hombre soltero, menor de 40 años y sin hijos. Por lo tanto las experiencias pueden variar.

Cobertura médica:
Uno puede optar por un sistema de cobertura estatal (Fonasa o Fondo Nacional de Salud) o el privado (Isapre – Instituciones de Salud Previsional) para los que ganan más de 255.000 pesos chilenos que es el sueldo mínimo.
A diferencia de lo que ocurre en Argentina, donde un empleador le asigna al empleado la cobertura médica, aquí uno tiene que hacerlo por cuenta propia.
Según estadísticas, la tendencia era que entre el 15 y el 20% de la población tiene acceso a Isapre, lo cuál puede darnos una idea de lo injusto que son los sueldos (o los beneficios sociales) en Chile.

Nunca he ido a un hospital público aquí pero no he tenido buenas referencias de mis colegas y casi siempre se ve en la televisión lo mal que es atendida la gente y que puede estar años para recibir un tratamiento decente. Algo parecido a lo que ocurre en Argentina.

Dependiendo del sueldo, en una ISAPRE uno va a tener mayor o menor cobertura y/o prestaciones.
Chile, país machista, considera que las mujeres son más riesgosas (o costosas) cuando están en edad fértil, así que los planes de salud para ellas además de ser más caros, en algunos casos tienen menos prestaciones. Hasta no hace mucho, para ingresar a una Isapre, el embarazo debía declararse pre-existencia.

Auge/Ges:
Por GES (Garantías explícitas de salud) se refiere a enfermedades crónicas, psiquiátricas, cánceres, etc.
El espíritu de la ley era para que las personas que las sufran estén 100% cubiertas por el sistema de salud, pero siempre hay grises en la misma y las Isapres sólo cubren a pacientes con una enfermedad GES si los mismos se atienden con los médicos GES de la clínica (seguramente de matasanos) que la Isapre te obliga a ir. Lo cuál es ridículo porque seguramente el especialista donde uno se atiende no está en esa clínica. Además qué mejor que el médico que le descubrió a uno esa enfermedad.
Por último, si uno no va asiduamente a controlarse, el sistema GES te da de baja porque desde la Isapre consideran que si no te atendés periódicamente, ya estás dado de alta. Es indignante y ridículo, la persona que tiene una enfermedad crónica no se cura jamás.
Es un sistema totalmente burocrático que desalienta a la gente a usarlo. Igualmente, es recomendable si realmente no están en condiciones de pagar el tratamiento.

Seguros de salud:
Encima de que el sistema es caro, la Isapre no cubre la totalidad de la consulta o tratamiento, siempre hay que terminar pagando más. Y ahí entra el negocio de los seguros de salud, seguros de riesgo, fatalidad, etc. Pagando un seguro, el mismo cubre una buena parte de lo que no cubre el sistema de salud prepago. O sea, que siempre se termina pagando más.
Dependiendo el empleador, algunos planes de seguros son bastante buenos y cubren hasta un 70% del costo de algunos medicamentos en algunas farmacias (Ej: Farmacias Cruz Verde). Porque no aclaré antes, pero las Isapres en ciertas ocasiones no cubren el costo de los medicamentos. Un 20% en mi caso en Farmacias Ahumada, pero nada más.
Algunos seguros son burocráticos en su manera de reintegrar el dinero, teniendo que llenar engorrosos formularios, pero al final terminan devolviendo el dinero.

Los médicos:
Comparando con Argentina, aquí los médicos se aglutinan en clínicas y por lo tanto es raro encontrar un consultorio particular donde uno pueda atenderse. Debe ir a clínicas u hospitales, los cuales algunos son clubes de matasanos. Me ha pasado de ir a una clínica en la que la solución para cualquier dolencia es darte un coctail de drogas para temas simples. Nada de decir “tratemos de darte la menor cantidad de fármacos”. Y para cualquier atención de emergencia, siempre te inyectan suero (what the fuck?).

Dependiendo el nivel de la clínica -que implica mayor costo de atención-, también varía el nivel de los médicos. La clínica Alemana es cara, pero de mi experiencia, el trato del médico-paciente me pareció excelente, comparando con otras clínicas. Pero vuelvo a repetir, todo va acorde a cuántos $$$ uno ponga sobre la mesa. La gente paga con tarjeta de crédito (y en cuotas).

No es casualidad que los médicos se vayan a clínicas privadas ya que allí tienen mejor sueldo que en un hospital público.

Odontología:
La odontología es un mundo aparte, como si estuviera excluida del sistema de salud. La Isapre cubre un porcentaje (tal vez 60%) de la atención odontológica que resulta carísima. Algunas Isapre ofrecen tratamiento casi con un 100% de coberturas en ciertas clínicas con las que tienen convenio (o que tal vez pertenecen a la misma Isapre) que -vuelvo a repetir- son clínicas de matasanos (al mejor estilo Nick Riviera).

Claramente es muy injusto y como siempre, el que más tiene o más paga, es el que tiene mejor cobertura de salud.
El sistema en sí es complejo, hay muchos aspectos a considerar y uno lo va aprendiendo a la fuerza o a prueba y error.

Al igual que en Argentina, pienso que la medicina prepaga privada es un gran negocio y no debería existir. El Estado a través de sus impuestos deberían garantizarnos la salud a todos o cobrándonos muy poco. Suena a idealista pero es lo que me gustaría.

Insisto, que el sistema de salud no sea un impedimento para aquél que quiera emigrar a Chile, pero debe tener muy en cuenta este aspecto porque este es un país con grandes disparidades.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

2 comments

  1. Me ha gustado mucho el post. Tienes mucha razón en todo lo que dices sobre el sistema de salud chileno y de la odontología es un mundo aparte. En mi caso soy un chico español que vive en Chile desde hace 3 años. Me ha tocado lidiar con médicos y con dentistas chilenos, y me he dejado un dineral.
    Juan Carlos. http://www.venachile.net

    1. Hola Juan Carlos, gracias por comentar.
      Por un momento a veces uno piensa que es idea de uno pero hablando con mucha gente (extranjeros), uno llega a la misma conclusión respecto al sistema de salud aquí.
      Saludos

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s