La prostitución en China bajo control japonés durante la 2da Guerra Mundial

Los sitios web de fotoperiodismo que tengo en mis favoritos son The Big Picture del Boston Globe y Lens del New York Times.
Allí encuentro un excelente trabajo de investigación acompañado siempre por la sensibilidad del ojo de quién toma la fotografía.

Sobre el primer artículo que quería hacer referencia es sobre la prostitución de civiles coreanas por parte de las fuerzas armadas japonesas durante la ocupación en China durante la 2da. Guerra Mundial.
35 años de ocupación japonesa de Corea es una cicatriz que no sé cuándo va cerrar.
Muchas jóvenes coreanas fueron obligadas a ir ciertos territorios chinos o engañadas con la promesa de que allí tendrían trabajo. Es lo que actualmente denominamos “trata de personas”.

Terminada la guerra, las fuerzas japonesas se retiraron pero ellas quedaron allí, aisladas y olvidadas.
Quedaron mucho más aisladas durante la guerra de Corea y tiempo después sólo recibían asistencia humanitaria de Corea del Norte. Algunas decidieron volver a la Corea comunista donde las condiciones de vida eran peores que en China.

La mayoría ya tienen entre 80 y 90 (algunas fallecieron a los 101), solas y sin hijos ya que nadie quería casarse con prostitutas (yo diría esclavas sexuales). Incluso muchas mujeres ya se han olvidado casi de su idioma materno o lo hablan con dificultad.

El artículo se llama “A War’s Cold Comfort in China” y las fotos son de Ahn Sehong.
Las imágenes son fuertes y reflejan el dolor y la angustia de las vejaciones, del abandono y el desarraigo.

El segundo artículo que quería compartir es el de “La mirada de un soldado”.
Charlie Haughey era un joven que vivía en Michigan que trabajaba en una fábrica metalúrgica hasta que lo mandaron a pelear a Vietnam. Su posición era fusilero, ¿tal vez una palabra elegante para decir carne de cañón? Después de 63 días lo pusieron como fotógrafo con estas instrucciones de su coronel: “No sos un fotógrafo de combate. Esta es una operación de moral. Si veo fotos de mis chicos en los periódicos, haciendo su trabajo con honor, entonces podés hacer lo que quieras en Vietnam.”
Así que Charlie en el plazo de un año sacó unas 2000 fotos y sus negativos quedaron guardados por 45 años hasta que un grupo de voluntarios decidió digitalizar sus fotos.
Las fotos no tienen desperdicio. A diferencia del otro artículo, aquí el fotógrafo muestra la parte humana del ejército. Bueno, eso le había pedido el coronel.

A soldier's eye: rediscovered pictures from Vietnam
El sitio web de Charlie es Charlie Haughey is not a combat photographer.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s