Mi cambio a Fedora

Los comentarios de este artículo han sido cerrados por ser obsoleto:

Después de dar vueltas un par de vueltas (instalar y reinstalar), decidí abandonar mi previa instalación de Ubuntu Intrepid. Dejar la comodidad y el facilismo (por ahora) de la misma y sufrir un poquito más (¡masoquista!). Decidí cambiar a otra distribución, Fedora 10.
Con Ubuntu me había olvidado lo que era configurar el sistema y mucho menos compilar, atrás había dejado esas épocas de compilar kernel ¡e incluso KDE!

Shadowman - Imagen WikipediaSi vamos a la definición, fedora es un sombrero como el que usaba Indiana Jones. Tal vez eligieron el nombre ya que esta distribución de Linux se basa en Red Hat (su isotipo justamente es un sombrero rojo).

Dejando de lado las cuestiones filosóficas sobre Ubuntu y Canonical, decidí dejarlo por un tiempo porque pareciera que conforme sale una nueva release del mismo, se pone cada vez más pesado en el inicio y me hacía acordar un poco a Windows. Y para poder decir que Ubuntu no era más pesado que Windows debíamos tener una máquina con más CPU y más RAM para que no se note que nuestro amigo sudafricano se estaba achanchando cada vez más. Espero que con Jaunty Jackalope las cosas cambien.

Con la versión de 64 bits, debo decir que se notó un poco más ligero pero seguía medio chanchito.
Por ejemplo, ¿por gEdit en Ubuntu Intrepid es tan lerdo? La solución en Gigabriones.

Red Hat fue mi primer experiencia seria en Linux y lo usé por unos tres años, ya conocía el sistema RPM, así que decidí darle una oportunidad.

Bajé el LiveCD, lo instalé y la misma instalación fue muy rápida, realmente me sorprendió.
Más me sorprendió el tiempo de booteo, notablemente superior al de Ubuntu. Fedora usa un desarrollo de Red Hat, llamado Plymouth el cual carga los procesos de sistemas que no son consecutivos.


Pantalla de inicio de Fedora

Continuará…

Anuncios

6 comments

  1. Recuerdo que compilar KDE o Gnome era horriblemente tedioso. Primero porque tenías que tener cuidado con las dependencias y segundo por el tiempo de compilado.
    Antes (hablando como un viejo) con la conexión telefónica me tenía que bajar todo antes de “comenzar la operación” y rogar porque nada raro ocurriese en el medio.
    Además no era como ahora, que con los procesadores de dos núcleos podés hacer alguito mientras compilás a no-se-cuántos GHz… dejabas la máquina “tranqui” para que haga lo suyo.
    Con esto me tentaste y voy a probar Fedora, además ando con ganas de ver qué tal anda KDE4 😛

  2. ¿Pero vos no usás Slackware? Si, bueno, no hacés mal en cambiar a Fedora 😛
    De todas formas, me sigue gustando más Debian.

  3. Actualmente estoy usando Slackware y por ahora me basta (y sobra), pero quería experimentar cómo ha avanzado Fedora y KDE4.
    Todavía no he probado Debian… :S

    1. La mejor forma de probar es que uses virtualización, (virtualbox, qemu) y por compilar KDE4… sos un verdadero masoquista.

  4. ¡Jojo!
    Yo lo único que compilé fueron un par de drivers y algunas aplicaciones.
    Hice una o dos pruebas de compilación de kernel que no estuvieron tan mal. Pero no quiero pensar lo que debe ser compilar un KDE.
    Igual, sigue siendo una experiencia interesante.
    ¡Jorge! Yo ya había sacado tu weblog del blogroll, pensé que no volvías mas pibe.
    Saludos.

  5. Recuerdo haber compilado las QT y KDE 2 en tal vez 12 o 14 horas (con un P233 MMX). Recuerdo que ese día salí a andar en bicicleta.

Los comentarios están cerrados.