Consumo y obsolescencia

Los que estamos en sistemas ya sabemos bastante bien lo que es significa que algo es obsoleto. Lo vivimos en el día a día con el software que usamos.

Según lo que un profesor de sistemas nos había contado por experiencia y en base a varias bibliografías del tema, muchas veces en el afán de pasar un sistema que hasta un momento era manual (supuestamente ineficiente) a otro utilizando computadoras, se termina creando un sistema informático tan ineficiente como al reemplazado. Esto no es culpa de las computadoras ni del software utilizado. En general es por un mal análisis y/o mala implementación. Un claro ejemplo de este caso, es la administración pública en donde se informatiza la burocracia.

Otra de las cosas que nos había contado (y algo que he vivido en carne propia) es que si no había necesidad de actualizar algo y/o tirar todo por la borda, no había que hacerlo. He estado usando sistemas considerados maduros que tienen 10 años, incluso hay mucho más antiguos y funcionan, funcionan bien. La principal razón para no cambiarlos es económica, cuando una organización ya tiene algo funcionando bien o mal, la rueda tiene que seguir girando, o sea hay una política a seguir y una inversión hecha. En las actualizaciones de sistemas siempre hay algo que no funciona.
Esto deberían hacer nuestros los electos funcionarios que hacen y deshacen proyectos enteros cada cuatro años, ya sean buenos o no. Ese es otro tema.

Pero de la misma forma que las empresas cuidan lo ya invertido, podríamos trasladarlo a algo un poco más trivial como es nuestra vida cotidiana y hábitos de consumo. Vivimos en un país bananero y como tal nuestro poder de consumo (por lo menos el de la inmensa mayoría) no es tan alto como en otros países industrializados, así y todo nos la hemos ingeniado para poder obtener algún elemento de consumo. Y eso se ve en productos de alta tecnología: mp3, celulares, computadoras, etc.

Hasta hace no muchos años, no todo el mundo tenía celular. Ahora es común ver gente con dos o más celulares, incluso los niños. Y la tecnología móvil ha avanzado tanto desde el viejo ladrillo Motorola, el Startac, el Nokia 1100 hasta los teléfonos táctiles y de manos libres que ahora si vemos a alguien caminar por la calle hablando en voz alta y moviendo las manos tenemos que pensar dos veces si esa persona está loca o si en verdad está hablando por teléfono.

En una época, uno veía algún producto de alta tecnología como un elemento de productividad, hoy se ve como un accesorio, como algo estético. Lo mismo que si fuera una cartera, vestimenta, etc.
Y es que este sistema en el que nos vemos inmerso es así, constantemente está generándonos necesidades, a veces ni siquiera la teníamos, pero una buena campaña publicitaria juega un papel importante en el circuito de producción.

Si bien, el consumo desmedido no generó la actual crisis financiera global, uno se da cuenta que la forma de compra y venta está en crisis ya que no se sabe que hacer con todos los productos stockeados. A pesar que bajan los precios la gente no compra… ¡porque no hay plata!

Me parece bárbaro el avance en tecnología en todo sentido y me parece sumamente interesante como nos han cambiado los hábitos (para bien o mal), nuestra forma de ver el mundo. Pero hay algo que me parece muy cruel y es la dilapidación de recursos para así poder seguir con el negocio.

Existen varios motivos para dejar de utilizar un producto. Algunos son: porque se rompió, porque es obsoleto o porque lo percibimos como obsoleto.
Obsoleto tiene dos acepciones según la R.A.E.:

  1. adj. poco usado
  2. adj. anticuado, inadecuado a las circunstancias actuales.

En ambas acepciones, una tecnología se puede dejar de usar a favor de otra por cuestiones de costos, viabilidad, durabilidad, etc.
Por ejemplo, usar almacenamiento en DVD en vez de CD (primero CD por diskette) porque tiene más capacidad y porque el costo del megabyte (o gigabyte a estas alturas) es cada vez más bajo.
Otro ejemplo de obsolescencia es el de obsolescencia percibida y es en el que justamente entra el juego generar nuevos hábitos de consumo.

Un ejemplo de ésto fue: mi segundo iPod
Mi primer iPod, fue el juguete que compré en Japón a finales de 2005. El mismo de 4 gigabytes me había quedado chico. Se lo vendí a una amiga y me fui a comprar un reproductor de MP3 con más capacidad (de 10 a 20 gigabytes, así también lo usaba como disco) y nada más. Cuando fui a comprar el que yo quería resultó que no existía más, sino que había uno más nuevo, el iPod de 30 gigabytes y costaba un poco más caro que el reemplazado. Siempre fui de la idea de comprar algo que ya se iba a descartar :mrgreen:
Y me dió un poco de bronca porque yo buscaba el anterior pero me resigné ya que no lo iba a encontrar en otro negocio, lo compré y después de desembalarlo me enteré que reproducía videos y cosas que sinceramente no me interesaban.

Actualmente ya no existe más en mercado el iPod que compré, sino que hay otros modelos: el Nano, el Classic y el Touch. Si bien tanto el Nano y el Classic no son mucho más potentes que el mío en lo referente a hardware, Apple quiere hacerme creer que mi viejo reproductor de MP3 ya está pasado de moda porque no puedo ver las tapas de los álbumes en el menú principal como ocurre con los nuevos modelos. No existen actualizaciones para el mío porque si pudiera hacer eso, no lo desecharía y no me compraría uno nuevo.

Ipod Video
Ipod Video 30 Gigas (2005)
Ipod Nano
Ipod Nano con tapa de álbum en el menú (2008)

Como siempre Los Simpson con críticas parodias al sistema, en este caso “Mapple”. El video apareció hoy en Youtube y voló del mismo por problemas de Copyright. Me metí al sitio de Fox pero por ahora no está disponible fuera de Estados Unidos, sólo encontré este pedacito en otro sitio (espero no lo borren).

Para los que no saben inglés, en este capítulo Lisa se siente frustrada porque quiere comprar algo Mapple, unos “ear buds” (auriculares) para así parecer que tiene un MyPod, pero ni siquiera le alcanza ya que cuestan ¡40 dólares! ¡Solo quiere tener algo Mapple para pertenecer!
Aparece en escena Steve Mobs (el presidente de Mapple) el cuál quiere comunicarle a sus seguidos “qué es lo que ellos necesitan”. Empieza diciendo “Soy Steve Mobs desde central Mapple en lo profundo del mar y les voy a contar algo que les hará cambiar la forma de ver las cosas” pero Bart le interfiere el discurso y remata con: “Todos Uds. son unos perdedores. Se creen que son muy copados por pagar 500 dólares por tener un teléfono con una fruta ¿Adivinen qué? Me cuesta 8 dólares hacerlo y encima me meo en todos. […] ¡Con la fortuna que he Uds., giles la he invertido en Microsoft y me doy besos con mi novio Bill Gates!”.
Después, con el Mypod que Krusty le regaló a Lisa, ella empieza a bajar boludeces y le llega una deuda de 1200 dólares (perfectamente bien embalados) por bajar música compulsivamente.

Apple es sólo un ejemplo, es con muchísimas empresas pero en Apple la exclusividad es el objetivo. Pero lo que vende Apple no solo es un producto de consumo estéticamente bello (sí, a los diseñadores de Apple hay que felicitarlos), sino status. Es por eso que muchos compran productos (de baja calidad) símiles a los de Apple (iPod y iPhone).
Es en lo que se basa gran parte del sistema capitalista: a través de la exterioridad deseamos de satisfacer una carencia de interioridad.

En fin, creo que las empresas no son ni morales ni inmorales, son amorales. Son los Estados los que tienen que fijar políticas para que no exista abuso (¿atento contra el libre mercado?). Tal vez tengamos que pasar por varias crisis mundiales y llegar a la casi desaparición de recursos naturales para que se cambie la política de vivir en el mundo. ¿Feo panorama no?

Para terminar: “La Historia de las Cosas” (Story of Stuff).

Anuncios

One comment

  1. Es todo tan espeluznantemente cierto que asusta.
    Pero es verdad. Basta que te hagan un videíto de veinte minutos para abrirte los ojos y veas en lo que estás metido.
    Ah, y el chiste de Bart Simpson está bárbaro ¡Ja!
    Saludos.

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s