Mirá lo que me cuelgaaaaaaa

– Y bueno. Hoy tengo que hablar con la gente de Miami por el tema de Cisco – es lo que a mi derecha le dijo un viejo a otro mientras boludeaba con su iPhone y a mi izquierda había una chica también boludeando pero con su Blackbery.
Conversaciones y situaciones como ésta son las que estoy comenzando a experimentar en el ascensor del edificio donde estoy trabajando ahora.
Veintiseis pisos de conversaciones y acciones ajenas a mí.

Sí, yo soy yo y me voy a trabajar de jeans y zapatillas cuando todos van de saco y corbata, pantalón negro, peinado “lamida de vaca” (peinado flogger) y la tarjetita colgando de algún lugar.

Esta es la realidad que se vive en la zona de Retiro-Puerto Madero. Tan irreal y tan alejada de lo que vive el país.

Como si fuera todo un éxito pertenecer al sistema laboral esclavista en el que vivimos inmersos.
En este mundo de consultoras, perdón… de “consulting” y de holdings. Ser consultor o profesional no es más que ser un esclavo capacitado.

“Hola, pueden llamarme el negro Simon (se dice Sáimon) y soy consultor de Peperulo Consulting & Groups & Co & your mother in balls”.

Verlos caminar por Avenida Alem o Alicia Moreau de Justo es muy gracioso.
Todos van “desfilando” y tratando que esa porquería de plástico que les cuelgue sea evidente y siempre colocándola cuidadosamente del lado de la foto y si se ve en dónde trabajan, ¡mucho mejor!

Me había tomado el 26 y me fui al fondo del colectivo. Había una chica sentada con unos libros apoyados sobre su falda, arriba de los mismos una tarjetita prolijamente acomodada donde se veía su fotito y la empresa… ¡qué se yo, qué mierda me importa!

Pareciera que sus vidas son tan vacías y tan poco especiales que decir que trabajar en tal empresa los hace significativos para el mundo cuando en verdad para la empresa son tan significativos como un código de barras.

Tarjeta Indala
Tarjeta del lugar donde estoy trabajando y que por torpe le rompí el sistema del piringundín que tiene en la ruedita. Por lo tanto la piola no se retrae.

AVIVEMOS GILES

Me acordé mucho de un artículo de Documentando la vida cuando escribí el texto a continuación.

A ver, voy a tratar de avivar giles (¡gasten sus energías en cosas importantes!)
Hace casi dos años que trabajo en sistemas de Recursos Humanos y eventualmente Finanzas. Por lo tanto en estos sistemas se ve todo tipo de datos confidenciales. Las bajezas que hacen las empresas y las de sus respectivos empleados.
Y lo más importantes, ¡LOS SIDERALES NUMEROS QUE MANEJAN!
Es en ese preciso momento cuando uno se dice “en mi perra vida voy a poder ganar ‘el vuelto’ que ganan estos reverendos desgraciados”.

En fin, demos un ejemplo gráfico (exagerado, tómenlo como tal) para que la gente se dé cuenta de por qué colgarse las tarjetas magnéticas casi al nivel de las bolas no le importa a nadie más que a un grupo de débiles mentales.

Alan López (nombre bien bananesco) es un re-banana con toda la re-onda. Peinado “lamida de vaca”, anteojos Rey Ban (su primer sueldo), pilcha cara (pero no tiene ni un yogurt en la heladera) y así se basa su vida. Pura cáscara.
Labura en… supongamos IBM para dar una empresa con bastante relevancia en el mercado.

Él está chocho, va por todas partes con su tarjetita magnética. En el colectivo, en el subte, por la calle, incluso cuando va a la facultad. Va y analiza la situación. Se la cuelga como queriendo decir “yo la tengo regrande”.

Pero no le es suficiente. No se puede bancar a los que se sientan con él clase. Hay tres chabones que trabajan en Unilever y los tres tienen iPhone… La puta madre, a él le chorearon el BlackBerry que compró hacía dos semanas (¡boludoooooo!) y ahora se tuvo que comprar uno más modesto, un Samsung que le costó 800 pesos (jamás me compraría un teléfono tan caro).

Claro, para entrar a la facu también tiene otra tarjetita. Es que su facu es re-top (ah-reeee). Jamás podría bancarse esos chabones que van de zapatillas a la UBA, universidad que se cae a pedazos. Pofavó…

Bueno, la cosa es que Alan para entrar a la empresa pasa su tarjetita enganchada del cinturón y marca 8:59 (¡qué puntual!). Sale a comer a las 13:15, porque se quedó haciendo unas cosas sino salía a las 13:00.
Pero se hizo el boludo, creía que por salir a las 13:15 le daba derecho a entrar a las 14:15 en vez de las 14:00. Tiene toda la lógica, es una hora de almuerzo (yo también pienso lo mismo). Total quién sabe, él es rebanana.

La tarjetita que se cuelgan como si fuera un trofeo o muestra de estatus no es más que una forma de controlar si el empleado cumple con horario. No significa ser “exclusivo” y estar dentro del “círculo de confianza” (con cara de Robert De Niro).

Perdón. Sí. Tener la tarjetita es ser exclusivo: la persona pasa a ser de exclusivo uso de la empresa.
Supongo que a algunos les gusta que les metan el dedo en el culo de semejante manera. Debe ser re-groso que me meta el dedo en el culo Sun Microsystems 😛

En fin, las tarjetitas además de dar control de quién entra y quién sale también controla si sus empleados cumplen con el horario. Cada vez que uno pasa la tarjeta por el lector, el mismo se comunica con un servidor de base de datos que guarda los siguientes numeritos, a modo de ejemplo: EMPLID (nº de legajo), DATETIME_IN (fecha y hora entrada), DATETIME_OUT (fecha y hora de salida).
Una vez al mes, toda esa información se pasa a alguna planilla en Excel (por ejemplo) y así todos quedan registrados. Toooooodas las veces que pasaron por el molinete con lujo de detalle.

Y no es bolaso bolazo, ésto ya lo he visto en varias empresas en las que estuve como soporte. Incluso hay molinetes para entrar al comedor de la empresa (¡a no quedarse boludeando en el comedor eh!). Tal vez a muchos no les cayó la ficha.

Entonces yo… que trabajo en un área geek-nerd de bajo perfil, si tengo suerte y/o pericia y/o alguien se descuidó, podría llegar a ver todos esos datos confidenciales porque justamente estoy en el sistema de RRHH. Y si al gerente se le ocurre la fabulosa idea de aplicar la política que a la gente que acumuló ausencias de más de 50 minutos (esas saliditas de 5 minutos antes de tiempo) se le descontarán 200 pesos (o un proporcional de su sueldo).
Entonces le manda el requerimiento a los analistas funcionales del sistema de RRHH que se lo envían al técnico y que es el que se encarga de hacer el trabajo sucio: aplicar esa regla a los datos del registro (esa tablita de horarios) de ingresos y cuando aprieta “ENTER” se va todo por el caño. No se imaginan la cantidad de giles que caerían por eso.

Entonces Alan, el banana dice “eeeh, ¿pero por qué me descontaron 200 pesos del sueldo?” A lo que desde arriba le retrucan “aaah, sí… legajo 005A890, Unidad de Negocio CF, departamento MKT, personal que no tiene Convenio, cuya función real es XYZ, código de Prepaga 001 y horarios de entrada 0900 y salida 1800. Sí, Ud. ha entrado siempre puntual pero en el horario de la comida se ha tomado ciertas libertades y los viernes se ha ido 15 minutos antes. La empresa por día factura 3 millones de dólares y por cada minuto que Ud. no es productivo nos genera pérdidas muy grandes.”

Sea bievenido al sistema Sr. López.

Mi tarjeta

Ahh no, yo también quiero pertenecer ¿Vos en dónde trabajás? Trabajo en Prime y soy un flor de forro

Anuncios

13 comments

  1. ¡Jajaja!
    Coincido totalmente. Lo viví en carne propia y pasé por todas las etapas. Lo peor de todo es que me sigo cruzando con gente que todavía carga la “tarjetita” con un orgullo… ¡Qué boluuuuuudos!¡Jaja!
    Saludos.

  2. Wo… ¿Realmente existen especimenes así? Su comportamiento me suena tan exótico y lejano como, no sé, la danza nupcial de los lemures…Otra cosa:¿no estás un poco obsesionado con los floggers? A ver si va a ser que quieres ser como ellos…¡y no puedes por tu provecta edad!
    Ah, y bolazo es con z.

  3. ¡Jaja!
    Qué buen comentario che.
    Tuve que buscar provecta en la RAE. 😛
    Y yo también creí que bolaso iba con S, pero la RAE ya incorporó el argentinismo y va con Z.
    Un erudito el pibe…

  4. Bueno, corregí mi error ortográfico. Es que al no tener tanta literatura argentina a mano me ocurren esas lagunas de escritura.
    Con respecto a los floggers, en verdad no es que le tengo fobia a los floggers, sino a la misma idea de éxito que buscan, tan vana como en mi época de secundario lo hacían los jugadores de rugby y las jugadoras de hockey.
    Recuerdo que “desfilaban” en el boliche muy altivos con la vestimenta de rugby o los palos de hockey.
    Pero ahora es mucho más masivo por la tecnología y ya no se necesita hacer un deporte, solo ser un boludo con una cámara de fotos o celular y que 1000 boludos te “firmen” en el fotolog. En fin, da para otro post.

  5. ¿Jugadores de rugby y jugadoras de hockey? Suena antiguo, ¿verdad? Ergo, fue una moda más, y como todas ellas efímera. Estoy seguro que dentro de poco también los floggers serán cosa del pasado. Aclaro que no me gustan ni su look, ni por así decirlo su “filosofía de vida”, pero tambien encuentro chocante el exceso de energía que se pone en hablar de ellos. Que al fin y al cabo es una forma de promocionarlos, algo de lo que estoy seguro, ellos estan encantados. Por otra parte tiene que haber de todo el la viña del sr. Dicho lo cual:¡flogger el último!…

  6. MurghTandoori, ¿por qué te cambiaste el nick? Antes eras Ed McVain, ¡no me desorientes!
    Con respecto a la edad creía que era evidente, soy “Bariloche 1997”. Ya en varios posts he nombrado mi escuela secundaria, el ICQ, el IRC, MacGyver, los Tubby 3 y 4 y de ¡Vilma Palma! ja.

  7. ah no!… a mi no me jodan!…que me olvido la tarjetita de mier..casi todos los días!! y que si no la tengo a la vista, es peor…no se si será un trofeo para los demás…capaz q no ando mirando qué le cuelga a la gente por la calle…trabajo en madero tmb pero me importa un pepino si mis compañeros tienen traje o no…que se yo….muy probablemente uds estén mas al tanto de eso q ellos mismos….en fin, si no llevo la tarjetita en la cintura, es muy posible q salga a fumar un cigarrillo, y tenga q volver como “invitado”. Pero en fin, parece q hasta a lo práctico le hemos encontrado el problema. Saludos.

  8. Kana, no me he cambiado el nick: tengo doble personalidad. EdMcVain, firma las críticas buenas, no es un mala persona, pero tiene alma de groupie, el pobre. En cambio Murgh es bilioso y un poco sardónico. Ambos se complementan. Desconocía tu promoción y otros datos porque comencé a leerte hace relativamente poco. Lo hice siguiendo la recomendación de un conocido/a que tenemos en común. Me dijo: léelo que te va gustar, gastais el mismo tipo de sarcasmo. Acertó en lo primero, me gusta casi todo lo que escribes. Se equivocó en lo segundo, en cuestión de sarcasmo tu eres el honcho , yo solo soy un amateur… By the way, ¿quien coño es Vilma Palma?

  9. jajajaj, muy bueno el post. Yo trabajo en una pyme que tiene el sistema de tarjeta para entrar y salir. Le saqué la cuerdita esa y la tengo en mi billetera. Hace poco pusieron mi foto, y no la muestro ni loco.
    En cuanto al analisis profundo del control que ejercen este tipo de empresas de Puerto Madero, estoy de acuerdo. Los empleados somos esclavos capacitados, y será asi mientras el mundo sea mundo.

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s