Tu futuro puede cambiar a la vuelta de la esquina (角を曲がると将来が変わる)

Han pasado dos años y a pedido de una persona lo he hecho y por recomendación otra persona lo estoy publicando aquí.

No tenía nada interesante que publicar por eso dedico este post a algo que había dejado pendiente (como las quichicientas miles de cosas que siempre dejo pendiente): la traducción del discurso que dí en 23º Concurso de Discursos por Extranjeros en Okinawa.
Y el título de este post lleva el mismo nombre que mi discurso 「角を曲がると将来が変わります」(“Tu futuro puede cambiar a la vuelta de la esquina (en verdad es doblando una esquina)”).

Todos los años en Okinawa, la Fundación Okinawa de Intercambio Internacional y Desarrollo de Recursos Humanos (la que me otorgó la beca) organiza este evento para los estudiantes extranjeros que moran en Okinawa.
El mismo se llevó a cabo en el Teatro Palette-Kumoji que se encuentra en el último piso del shopping Ryûbo en la ciudad de Naha el día 4 de marzo de 2006 a la una de la tarde.

Algunas consideraciones antes de seguir con el discurso:
Lo que cuento en el mismo es sobre la situación que he vivido en Santa Fe (ciudad pequeña) dentro de la colectividad japonesa que es muy reducida, por lo tanto es probable que mi experiencia no coincida con la de otras personas (abriendo el paraguas).

Cuando Yonaha sensei leyó el texto original (lo escribí en el 2005 para un concurso de oratoria de la facultad) que era un discurso de 3 minutos de duración, le pareció interesante y le sorprendió un poco porque fue la primera vez que uno de sus alumnos nikkei hablaba sobre la problemática de su propia colectividad.

Fue en entonces que me dijo “Kanaaaaa, omoshirokunai yo, motto omoshiroku shiyou!” (¡Kanaaaaa, no es interesante, vamos a hacerlo más interesante!). Y fue así que nos quedamos varios días hasta bien tarde en el Ryugakusei Center -café de por medio- re-escribiéndolo, extendiéndolo (para llegar a los 7 minutos de duración) y hacerlo más entendible para los japoneses ya que yo lo había escrito en japonés pero pensando en castellano.

Cuando ví que algunas partes estaban demasiado cambiadas le dije “Disculpe pero creo que yo no diría esto, no sería yo…” (¿disculpe? bueno, en japonés soy más delicado y menos bestia). En verdad lo escrito era lo que ella siempre hubiese querido decir frente a todos, en vez de lo que yo estaba pensando. Así que lo dejamos un poco menos ambicioso y menos barroco.

Dos semanas (un poco más, un poco menos) me llevó memorizar el discurso y lo había repetido tantas veces que ya lo odiaba, incluso lo había borrado de mi computadora.

Llegó el día del concurso y el discurso que transcribo a continuación me valió el tercer premio. Algo que no esperaba porque de mi facultad éramos diez personas y yo era del grupo de idioma japonés básico. Los dos primeros premios lo ganaron dos estudiantes chinas de otras universidades.
Algunas fotos aquí.

Más fotos:


Yonaha sensei

Soejima sensei

Kelly sensei y Kaya (estudiante taiwanesa)

¡Síganme, que no los voy a defraudar!

A los dos días me llamó no se quién de la Fundación Okinawa para pedirme que le pase el archivo doc con el discurso. Por suerte tenía una copia en el pendrive (después lo volé al carajo) y a la semana siguiente el mismo apareció publicado en el Ryûkyû Shimpô (15 de marzo de 2006) pero le habían cambiado el título (¡la puta madre!). Decía 「私にとって三つの角」(“La tercer esquina para mí”). Supongo que para los japoneses era más entendible que “Tu futuro puede cambiar a la vuelta de la esquina” porque según Yonaha sensei para algunos japoneses era un poco negativo no saber que les deparaba el futuro ya que se sienten más seguros si tienen todo previsto.

En fin, para no hacerla más larga, aquí dejo el discurso (copiado del diario) con lo cual puede ser que haya cometido algún error de tipeo, y mi intento de traducción (esperando no sea muy soso).

角を曲がると将来が変わります

二十二歳で大学卒業、三十歳で結婚、三十五歳で二人の子供の父親・・・このような人生の計画を立てているの方、いらっしゃると思います。でも、計画通りの人生なんて、つまらないと思いませんか。スペイン語で「角を曲がると将来が変わる」という諺があります。それは角を曲がれば、これまで想像しなかった出会いやチャンスが待っているということです。

これまで私は、どちらかというと、計画した通りのまっすぐな一本の道を進むようにしてきました。計画を立てた道を歩いている方が、安全でリスクが少ないと思っていたからです。でも五年前、私にとって忘れることができない大きな曲がり角がやってきました。この角を曲がったために私の人生は百八十度変わったのです。その曲がり角とは、日本人会に入り、思い切った改革をして、日本人会に、新しい風を吹き込んだことです。

何が起こったのでしょ。実はサンタフェの日本人会では、最初に移民した一世と、二世や三世の間では、考えも意見も違い、あまり活動がうまくいっていなかったのです。そのためサンタフェでは、日本人会の日本語のクラス四十年もの間、開かれない状態がつづきました。二世から三世へと世代が変わると、だんだん、日本語を話したり、日本文化を理解できる人が少なくなってしまったのです。

これは、日系人のアイデンティティーにかかわる大きな問題だと思います。「自分のルーツは何なんなのか」と考えたときに、大切なものを失ってしまい後悔すると思うのです。ですから、私たち二世と三世は力を合わせて、四十年近く活動をやめていた日本語のクラスを再び開くことを決心したのです。

どうしたかというと、まず貸金をつくる努力をしました。毎年サンタフェで開かれる移民祭りで焼きそばや焼き飯などを売って、お金を稼ぎました。机や椅子は、自分たちで材料を買って作りました。まさにゼロからの出発でした。やっと日本語クラスが開かれた時には、六十人も生徒が集まり、とても感激しました。

実は、日本語教室が開かれるまで、三世は、日系人会への参加に興味がなかくなっていました。なぜなら、三世は日本語もできないし、日本文化や習慣もまったく知らないと、一世や二世から過小評価されていたからです。しかし日本語クラスが開かれたことをきっかけに、日本人会に入り、活動したいという若者が増えてきました。

アルゼンチンは移民が多い国で、スペイン協会、ドイツ協会など色々国の協会があります。これまでそれぞれの協会がお互いに交流することはありませんでした。しかし色々な国の協会と一緒に協力して活動することで、私の考え方は大きく変わりました。特に自分のアイデンティティーについて考えるようになり、初めて自分が日系人であることを意識し始めたのです。

これが一つ目の大きな角でした。この大きな一つ目の角を曲がった後、どんどん私の前に新しい角が現れてきました。最初は不安でしたが曲がってみることにしました。たくさんの小さな曲がり角の中でも、私の人生を大きく変えた二つ目の角は、沖縄に留学したことです。この留学によって、自分が考えていたアジアへのイメージや世界観が大きく変わり、視野が広くなりました。

私にとってアジアは紙に書いてある地図でしかなく、漠然としたイメージでした。でも沖縄に来て、色々な人と知り合い、色々な文化を学んでいくと、その地図やイメージはだんだん現実の生きた顔に変わっていきました。台湾人、韓国人、中国人やラオス人の顔は友達になりました。沖縄に来て、地球の反対側について知り、アルゼンチンを外側から見る事ができたことは幸運だと思います。

この留学で、私が本当にやりたいことが再確認できました。それはアルゼンチンの人にも日本やアジアの文化にもっと興味をもってもらい、理解が深まるような活動をしていくことです。

アルゼンチンはあと三年で沖縄からの移民百周年を迎えます。この節目に沖縄や日本、そしてアジアの文化を発信していけるような「文化交流センター」を設立したいというのが、私の夢です。このセンターを日系だけのものではなく、もっと社会に開かれたものにしていきたいのです。そうなるように、みんなを引っ張っていきたいと思います。

たぶん、それが私がこれから経験する三つ目の大きな角になるでしょう。みなさんも、人生を変えるような角が目の前に現れたら、勇気を出して曲がってみてください。角を曲がると、将来が変わります。

Tu futuro puede cambiar a la vuelta de la esquina

A los 22 años me recibo, a los 30 me caso y a los 35 soy padre de dos hijos. Creo que existe gente como ésta del ejemplo que dí. ¿Pero ser una persona que planifica todo no es un poco aburrido? En español hay una frase que dice “Tu futuro puede cambiar a la vuelta de la esquina”. Esto significa que doblando una esquina nos esperan oportunidades y personas que no teníamos en mente.

Hasta aquí, si tuviera que decir algo, he seguido un camino recto y planeado. Creo que transité por un camino planeado y sin riesgo alguno, pero hace cinco años doblé por una esquina que no olvidaré. Esa esquina me cambió la vida ciento ochenta grados. Esa esquina que elegí fue entrar a la Asociación Japonesa, generar cambios radicales y renovar los aires en la misma (nota: la traducción parece un poco subversiva y/o golpista).

Seguramente algo ocurrió y en verdad dentro de la Asociación Japonesa de Santa Fe, entre la primer generación de inmigrantes, la segunda y tercera había disidencia de ideas y por lo tanto no tenían mucho éxito las actividades que se realizaban. Por eso por cuarenta años estuvo la escuela de idioma japonés de la Asociación Japonesa de Santa Fe estuvo cerrada. De segunda a tercera generación, paulatinamente la gente que podía hablar japonés o comprender la cultura japonesa fue disminuyendo.

Esto se ha convertido en un problema de identidad nikkei. Cuando me preguntaba “¿cuáles son mis raíces?”, me preguntaba lamentándome por una parte importante que había perdido. Es por eso que nosotros, los nisei (2da generación) y sansei (3ra generación) aunamos fuerzas y tomamos la determinación de reabrir la escuela de idioma japonés.

Primero pedimos prestado dinero y todos los años en la Feria de las Colectividades vendíamos yakisoba y yakimeshi para juntar dinero. Tanto las mesas como las sillas las hicimos comprando los materiales. Se podría decir que partimos de la nada. Cuando por fin abrimos la primer clase unas sesenta personas se habían inscripto lo cuál nos movió mucho.

En verdad, hasta antes de reabrir las clases de idioma japonés, los sansei no participaban ni tenían mucho interés en la asociación. Porque los sansei no sabían hablar japonés y no tenían ni la mas mínima idea de las costumbres y cultura japonesa, lo cuál se merecía la subestimación de los issei y algunos nisei. Sin embargo por abrir la escuela de idioma japonés, los jóvenes se acercaron mucho más.

Como Argentina es un país formado por inmigrantes, hay asociaciones civiles de descendientes de españoles, alemanes y de diversos países. Hasta ese momento no teníamos mucho intercambio, sin embargo con diversas instituciones de colectividades colaboramos para hacer actividades juntos, y eso me abrió la cabeza. En especial fue en ese momento que me puse a pensar sobre mi identidad y por primera vez fui consciente de ello.

Esta fue mi primer gran “esquina” que viré. Después de ésta, rápidamente aparecieron muchas más. Al principio me sentía un poco inseguro pero las doblé. Fueron muchas pequeñas esquinas pero la que me cambió la vida fue la segunda, el haber estudiado en Okinawa. Por estudiar en otro país, el concepto que tenía hacia Asia y el mundo cambió enormemente y mi visión se amplió.

Para mí Asia no era más que un dibujo difuso en un mapa. Pero al venir a Okinawa y conocer varias personas y aprender de diferentes culturas, ese mapa y esa imagen se fueron convirtiendo en rostros de personas. Lo que antes eran rostros de taiwaneses, coreanos, chinos y laosianos se fueron convirtiendo en mis amigos. Al estar en Okinawa pude ver desde el otro lado del mundo y desde otra óptica mi país y me siento afortunado.

Al estar estudiando en el extranjero, se ha confirmado lo que tenía ganas de realizar. Y es a los argentinos despertarles el interés hacia la cultura japonesa y asiática como así también realizar actividades para que puedan comprenderlas más profundamente. Dentro de tres años, en Argentina será el Centenario de la Inmigración Okinawense. Un sueño que tengo es que para ese momento especial/crucial pueda construir un Centro Cultural donde pueda transmitir la cultura okinawense, japonesa y asiática. Y que no sea solo para los nikkei, sino abierto a la sociedad toda. Y para eso deberé impulsarlos a todos a hacerlo.

Tal vez esta experiencia se convierta en mi tercer gran esquina. A todos Uds. les digo que cuando se encuentren con una esquina (bifurcación), saquen valor y atrévanse a doblarla. Doblando la esquina, vuestro futuro puede cambiar.

FIN.

pd: hablando en serio, lo que Yonaha sensei y yo habíamos soñado no era abrir un Centro Cultural, sino una fábrica de kamaboko pero si decía eso en el discurso no iba a ganar ningún premio.

Anuncios

6 comments

  1. ¡Aplausoooosss!… con una lagrimita en los ojos 🙂
    La próxima vez escribí sobre tu “verdadero” sueño :mrgreen:

    Kanaさん、感動しましたよ・・・いいものを読ませていただいて、ありがとうございました。

  2. Pero qué pose de chantusa que tenés en la foto! Jajaja! No, mentira!!! Sólo tenía ganas de bardearte :o)
    Bueno, ya sabés que me gustó mucho tu discurso, sencillo, simple, pero con un contenido que “te llega” porque está cargado de sentimientos legítimos.
    $10.- a que el discurso original llevaba 1 puteada! :oP

  3. La verdad muy buen discurso, y mientras lo leía pensaba que bastante parecida es la realidad en AJC, aunque por suerte eso está cambiando y este año motivados por el centenario se están moviendo mucho los jóvenes nikkei organizando actividades, desde reabrir las clases de taiko. a comidas, campeonatos de paddle, etc. lo que me pone muy contento.
    Ahora… ¡qué fotito hermano! XD ¡jaja! y lo más importante si abris la fábrica de kamaboko, ya tenés un cliente 😀

  4. La foto y su correspondiente viñeta “¡Síganme, que no los voy a defraudar!” me hizo reir mucho (cosa bastante difícil pasadas las 2 de la mañana)
    Saludos!

  5. Yo siento que ocurre lo mismo en Perú con todos los nikkeis. Y me da muchísima pena ver cómo se van perdiendo los lazos con la cultura japonesa. Muchos no sienten interés por las costumbres, ya ni qué decir del idioma que lo ven como algo de otro mundo!.
    “Lo que no siembras no cosechas”.
    Creo que está en nosotros, los que sí sentimos una conexion con la cultura japonesa, difundirla y sembrar el entendimiento y cariño por la misma!…

  6. Lo que decís no es más que un efecto rebote. Existen muchos factores, pero uno de ellos genera es que cuanto más se cierra una comunidad termina generando rechazo desde adentro y los mismos se alejan casi “negando” todo lo que acarrean. No es más que olvidarse de uno mismo.

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s