Tintorerías japonesas

Mucha gente me pregunta ¿por qué los japoneses son todos tintoreros?
Bueno, no todos los japoneses o descendientes de japoneses son tintoreros, también los hay floricultores.

Kawachi Maru

Kawachi Maru

Postal de un barco pre-Segunda Guerra Mundial. Como curiosidad, horizontalmente está escrito de derecha a izquierda y no de izquierda a derecha como se lee actualmente.
Kawachi Maru de la NYK (日本郵船會社 – Nippon Yusen Kaisha).
Años: Enero de 1930 – Marzo 1931.
Ruta: Yokohama, Nagoya, Kobe, Moji, Hong Kong, Singapur, Mombasa, Lourenço Marques, Durban, Port Elizabeth, Ciudad del Cabo, Santos, Río de Janeiro, Montevideo, Buenos Aires.

Resulta que es una cuestión muy simple. La cultura del inmigrante funciona para casi todos los pueblos por igual.

Les voy a dar un pequeño ejemplo dramatizado para que se lo puedan graficar mejor. Tómenlo como eso, un ejemplo…

Viene la primer tanda de inmigrantes a Sudamérica y se las ve negra. Sin embargo sale adelante con el empleo que se consigue o con lo que se pueda vivir. De los primeros inmigrantes japoneses, no todos vinieron a trabajar como tintoreros sino que muchos empezaron en el puerto o en otras tareas. Entre ellos estaba el señor… Higa (se pronuncia jiga) por nombrar un típico apellido okinawense, como el González o Fernández nuestro. Este señor en verdad tenía apenas 18 años y era un flaquito de 1,60m que venía de una zona pobre en donde apenas tenían para comer. Nada de una buena alimentación con lácteos, cereales, carne, verduras como hay aquí y mucho menos comer dos o tres veces al día.
Entonces ¿qué oportunidad de trabajo y cuánta resistencia podía tener este japonesito contra un ruso o un alemán de 1,80m y 80 kilos de peso a la hora de acarrear bolsas en el puerto?
No tenía un futuro muy prometedor en eso, seguro.

Al igual que este joven, muchos inmigrantes japoneses se vieron en la misma situación y encontraron en la tintorería una forma de salir adelante rompiéndose un poco menos (un poquito nomas) el lomo. Tengo entendido que la tintorería era un oficio de inmigrantes españoles pero pronto fue adquiriendo un color más “amariiiiillo”. :mrgreen:

Entonces retomando la historia, en la primer carta que envía el joven Higa a su familia y a los de su pueblo (que son lo mismo), les comenta que como tintorero se puede trabajar (y vivir) porque no se necesita saber mucho español. Solo es necesario aprenderse los días de la semana y el precio del servicio para tal prenda. Por lo otro es lavar (o teñir).
Por lo tanto si alguien del pueblo quería probar suerte en estas tierras lejanas podía encontrar seguramente trabajo en la tintorería donde él estaba trabajando y podían compartir cuarto.

Así era más o menos el modus operandi de los inmigrantes japoneses. Y con las tintorerías, pasó lo mismo que con los floricultores. En Florencio Varela, Escobar y otros lugares de la provincia de Buenos Aires se encuentran muchos floricultores japoneses.

Otros ejemplos los tenemos con los chinos que tienen supermercados o restaurantes, los coreanos negocios de ropa, los bolivianos verdulerías y así podríamos dar ejemplos con otras colectividades. Todos vienen a trabajar por referencia y recomendaciones.

Según relatos familiares mi abuelo vino con la intención de explotar unos pequeños terrenos para seguir su oficio de granjero pero cuando llegó se enteró que esos campitos no existían. ¡Le hicieron el cuento del tío! Primer shock cultural y bienvenida a estas generosas tierras :mrgreen:
En fin, a trabajar en la tintorería como todos los de su pueblo.

Anuncios

24 comments

  1. Muy buenas las fotos. ¿De que año son?
    Si es típico de las comunidades de inmigrantes tomar el mismo trabajo de los que vinieron antes y lograron por lo menos mantenerse bien.
    Es increíble como acá desde siempre se curro a la gente, y como de ser un país en el que cualquiera tenia por lo menos 2 platos de comida al día, ahora haya mucha gente desnutrida, aun aquí en capital.

  2. Claro, mis abuelos les dieron tierras en Misiones arriba del monte y se convirtieron en agricultores 🙂

    Todo depende de donde fueron cayendo a trabajar.

    Si en Buenos Aires, hubiese habido minas de carbón o por el estilo, seguramente muchos inmigrantes hubiesen trabajado por allí (aunque deberíamos ver cuanto tiempo hubiesen sobrevivido :S)

    Abrazo!

  3. muy buen post, esclarecedor como pocos 🙂 / siempre pienso en la gran cantidad de gente k vino a estas tierras sin nada y a base de romperse el lomo lograron algo, tus fotos son muy buenas, dan nostalgia

    tu abuelo es un groso!!!

  4. Ya está.
    Era uno de los grandes misterios que me quedaba por develar.
    Ahora estoy un paso más cerca de conocer el sentido del universo.
    Próximo enigma a resolver: ¿Las mujeres cuando quieren decir que sí dicen que no?…

  5. Me encantó tu explicación! La agrego a mi brevario de anécdotas/relatos para amenizar charlas.

    Además, las fotos del final son buenísimas. Que nostalgia transmiten! Y a la vez sensación de continuidad en el tiempo y orgullo por lo que uno es y hace.

  6. Tintorería, un rubro en vía de extinción? …. muy simple y clara tu explicación … ahora la tendencia de los nikkeis es el rubro gastronómico chan chan …

  7. me-urge-tu-sugerencia:tengo un vestido de fiesta en saten o algo asi es blanco y deseo teñirlo color lila lleva adornos en perlitas y lentejuelas mas puntilla, ni soñar con quitar los adornos
    crees que sera factible poder teñirlo
    por favor contestame gacias
    mi nonbre ——–norma
    mi mail ———–noreapolen@hotmail.com

  8. Hola! me pasaron este blog y estoy hace rato recorriendolo. Es notable el interés de las notas y la gran calidad que le has llegado a dar a este espacio en la web.

    Solo quería hacer un pequeño agregado a esta nota… yo siempre tuve esa duda y preguntando a conocidos nikkei (yo de japonés no tengo nada, simplemente pasión por la cultura) escuché una razón bastante convincente de por qué empezaron con las tintorerías. Antes las desventajas que tenía el japonés como bien nombraste en el artículo, se le suma la barrera idiomática, entonces este trabajo al no tener la necesidad primordial de comunicarse, lo hace una primer y rápida salida para el inmigrante que llega después de la guerra y no sabe que hacer. Y bueno, eso se fue transmitiendo dentro de la colectividad como una salida económica que funcionaba bastante bien. En el futuro se pudieron importar máquinas japonesas y eso acompañó el furor de la industria, hasta que llegamos hoy, donde las tintorerias japonesas son un paradigma que todo ciudadanos tiene en su cabeza.

    Muy bueno el blog!

    Saludos,

    1. Gasóncito: así es, la barrera idiomática fue una de las tantas razones. Es que sólo debían saber los días y los precios. Era muy común que mi abuela escribiera 土 (sábado) en las órdenes de retiro.
      Saludos y gracias por comentar.

  9. Hola! me pasaron este blog y estoy hace rato recorriendolo. Es notable el interés de las notas y la gran calidad que le has llegado a dar a este espacio en la web.

    Solo quería hacer un pequeño agregado a esta nota… yo siempre tuve esa duda y preguntando a conocidos nikkei (yo de japonés no tengo nada, simplemente pasión por la cultura) escuché una razón bastante convincente de por qué empezaron con las tintorerías. Antes las desventajas que tenía el japonés como bien nombraste en el artículo, se le suma la barrera idiomática, entonces este trabajo al no tener la necesidad primordial de comunicarse, lo hace una primer y rápida salida para el inmigrante que llega después de la guerra y no sabe que hacer. Y bueno, eso se fue transmitiendo dentro de la colectividad como una salida económica que funcionaba bastante bien. En el futuro se pudieron importar máquinas japonesas y eso acompañó el furor de la industria, hasta que llegamos hoy, donde las tintorerias japonesas son un paradigma que todo ciudadanos tiene en su cabeza.

    Muy bueno el blog!

    Saludos,

    PD: Lo vuelvo a reescribir porque estaba mal mi nombre. Gomen!

  10. Hola, muy buen post, te cuento que llegué a esta página buscando informción sobre una tintorería japonesa en particular, quedaba en la avenida directorio al 4400, me gustaría saber a quien pretenecía si tenes algun dato te agradecería que lo compartas.

  11. HOLA MI NOMBRE ES ALEJANDRA Y ESTOY HACIENDO UN TRABAJO SOBRE ROPA DE LOS PRIMEROS INMIGRANTES JAPONESES ITALIANOS Y POLACOS DESDE 1830 ME SIRVIO DE ALGO LA DATA GRACIAS

  12. muy buena nota. Mi abuelo tenía la suya, Tintorería Yonahara de Shigeru Yonahara, aquí en Córdoba Capital. Recuerdo las etiquetas que colocaba en las prendas, en kanji, y su calculadora: el soroban (ábaco japonés). Mi abuela contaba repetidamente la historia de cuando compraron la “Jofuman”… en su español cocoliche: la plancha industrial Hoffman, toda una inversión en el negocio.

  13. hola !! quería saber bien de que año es la foto en que aparece el planchador ? porque las personas que están detrás son mis abuelos y tengo la inquietud de saber quien es la persona que esta en brazos.

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s