Paseo en taxi

Siguiendo mi programa de protección al testigo usaré nombres falsos para referirme a las personas envueltas en esta historia.

Iba yendo en taxi con el Sr. Alberto; el justo iba en el medio, yo adelante y en la parte trasera otras dos personas que no conozco.
No tenía la certeza de por qué estaba en el taxi y hacia adónde íbamos. El paisaje me parecía familiar, los edificios, las calles sinuosas, el cielo un poco gris…
“Ésto ya lo ví” – me dije. Era Okinawa.

– Sí, ésto es Shuri – le dije al Sr. Alberto todavía sin entender la razón de por qué él estaba viajando conmigo siendo que es mi compañero de actual trabajo -. Por aquí vivía Miiii…. – y me callé la boca cuando recordé su nombre -. Por aquí pasa la línea 97.

Desembocamos en Asato y el Sr. Alberto empezó a hablar en japonés y darle directivas al taxista… ¿Pero éste entrerriano de dónde salió? ¿Cómo sabe japonés? pensé.

No dije nada y nos dirigimos por una avenida totalmente nueva para mí pero muy parecida a Kokusai Dori (Av. Internacional) sólo que con veredas un poco más anchas y algunos arbolitos dispersos por la misma. Era Naha pero no era Naha.

Era totalmente desconocido para mí sin embargo yo sabía que era Naha, no quedaban dudas.

Llegamos a un lugar amplio, era parecido a una palacete estilo victoriano con altas columnas y nos bajamos ahí. Era el casamiento de alguien que conocía pero no recuerdo el nombre de la persona.
Todos estaban de saco y corbata, y al igual que los hombres, las mujeres estaban vestidas para fiesta.
Fue ahí que nos miramos y estábamos vestidos para la playa.

Ese fue el momento que le dije a una mujer japonesa que conocía que estaba en la puerta del palacio, por qué no me había avisado que había que ir vestido formal. A lo cuál me contestó en castellano “Bueno, disculpame, no sabía”.

¿Uy, qué hora es? ¡Las 9 de la noche! ¡La requeteloparió… me quedé dormido como una bestia!. Bueno, ya fué, me hago una polenta así nomás.

Ésto es lo que soñé ayer cuando me quedé dormido después de haber llegado del trabajo.
Solo hay un puñado de sueños que todavía conservo en mi mente. Del último que me acuerdo lo soñé íntegramente en japonés. Todos los demás en castellano.

Como después de despierto todavía me acordaba del mismo decidí escribirlo y describirlo lo más fielmente posible aunque por más palabras que use, hay cosas que no las pude describir exactamente, pero básicamente es lo que escribí.

Después Freud me explicará…

Anuncios

11 comments

  1. Mantonegro: tal vez me lo encuentre en mi próximo sueño.

    Lucas: según tengo entendido hay ejercicios para retenerlos más tiempo en tu mente. Los que recuerdo son pocos y me han quedado muy grabados.

    Nora: No, era technicolor. Estaría bueno soñar estilo “Casablanca” 😉

    pd: como dato extra, el volante del taxi estaba del lado izquierdo y no del lado derecho como un auto japonés…

  2. No me acuerdo en dónde lo leí pero parece que los sueños en color son síntomas de … estrés 😉
    Hay que tomar más Jinro 😛
    気をつけましょう…

  3. Tal vez sea cierto eso… aunque dentro del taxi se veía en blanco y negro, fuera del taxi se veía en colores.
    De todas formas si fuera así, desde que tengo uso de razón ando stressado porque siempre recuerdo haber soñado en colores.
    Salvo una vez que soñé íntegramente en blanco y marrón.
    Era una playa Santa Fe (el Espigón para los santafesinos) con perros muertos. 😕
    Este post se está tornando psicoanalítico 😀

Antes de darle al botón "Publicar" y mandar todo al carajo, te recomiendo que respires hondo y leas las FUQ que te iluminarán el camino :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s