Post beca

Entrada cerrada a comentarios por ser considerada obsoleta:

Una de las tantas cosas que se me pasa algunos días por la cabeza es: “la gente en su mayoría no comprende lo que pienso o siento” cuando hablo de Okinawa. Incluso siento que algunos ex-becarios no comparten totalmente el mismo sentimiento que yo. Sin embargo tengo amigos y ahora algunos conocidos aquí que a pesar de no comprenderlo en su totalidad son de mentalidad abierta y por lo tanto mucho más perceptivos a mi entusiasmo cuando hablo de Okinawa (no tanto sobre Japón).

“Muchos ex-becarios tuvimos las mismas experiencias pero distintos puntos de vista” pensé yo y lejos de criticar al otro, pensé que el problema era mío, que yo me la creía, que estaba de vuelta por haber vivido otra cultura, que era un soberbio. Pero el hecho es que yo viviendo en una familia donde no se habla japonés, donde vengo de un matrimonio mixto, en una casa donde lo único parecido a un japonés es mi padre y un colgante que dice Okinawa y en donde la única costumbre japonesa es comer arroz blanco, todo lo que conocí de Japón y Okinawa lo conocí allá. Entonces no comprenden que el haber conocido “todo” lo que para mí no tan familiar ha dejado huella.

Por otro lado hay algunos argentinos que piensan que Japón, China y Corea son el mismo país, o que las geishas son prostitutas caras o que los japoneses tienen cara de Doraemon. Y lo dicen en un tono muy burlón (típico de argentino bruto). Es entonces que en ese momento también descarto a ese tipo de gente.
Se supone que una viaje así nos cambia la forma de pensar. Lo he hablado con otros ex-becarios y me han dicho que sienten lo mismo que yo, incluso hablando con mi tutor japonés que vivió en España un año me dijo que él siente que la gente a su alrededor no comprende lo que piensa.

A veces lo que en un momento puede considerarse suerte también puede ser una desgracia porque el problema está en que uno tiende buscar el ámbito que le sea más cómodo pero al ser un grupo de tan poca gente la que comparte lo que uno piensa pareciera que uno tiende a cerrarse o tal vez ser mas selectivo. No me arrepiento de nada y tampoco pido disculpas (me importa un carajo), cada uno va buscando su lugar y su grupo. Lamentablemente justamente muchas de esas personas están muy lejos.

Anuncios

6 comments

  1. y, qué le vas a hacer, te has convertido en una especie de desadaptado social, hehe… “free your mind” les dicen algunos…
    bue, como son las 0:00 me voya bañar.

  2. Buenas… a ver, de alguna manera creo entenderlo, pero trato de hacer tanto el esfuerzo, me parece que el paradigma oriental es muy distinto al occidental, y de alguna manera son inconmensurable…
    No se aleje. a veces me encuentro con personas que creo que no me entienden, y solo pienso, estan parados en un lugar que yo no, es solo eso, y las dejo sigan en lo suyo, y yo voy arreglandome en lo mio… (espero que no suene egoista, porque no lo considero asi…)
    Besos

  3. Saludos!!!

    navegando por la red como lo hago todos los días caí en tu blog, muy interesante por cierto.

    Te comprendo perfectamente y lo cierto es que si bien te fuiste a Okinawa y esto dejó huella, al volver a tu país es como volver a pasar otro viaje de intercambio… es a veces indescriptible, pero lo importante es que lo que aprendiste hará que tu mundo gire de una manera distinta…

    Saludos

  4. Hola!…soy tb exbecaria….entiendo por lo que estas pasando (o ya paso? escribo ya mucho tiempo despues…jaja) siempre pense en el tema de lo dificil q es ubicar una identidad nikkei, puesto q en latinoamerica no somos argentinos, brasileños o peruanos….como bien decias…somos chinos…xq para la mayoria cualquier jalado es la misma cosa…al ir a Japon, entender muchas cosas de tus raices es increible…sin embargo tampoco me senti ubicada al 100%….alla somos extranjeros! es un tema un poco dificil de entender……..!!! ya yo misma no me puedo expresar! jeje

    El choque post beca…..definitivamente aparece…..y asi todos digan q lo q quieran….si no regresas igual a como te fuiste…….es como me dijo un amigo….”tú le has ganado medio año a la vida, los que siguen igual al regresar a tu pais, han perdido medio año”…..mi beca fue de medio año por si las dudas…)

    muchos saludos!

  5. Hola Emi’nchu,

    La verdad es que no sé cómo llegaste a ese post tan viejo pero gracias por el comentario 🙂

    Bueno, me siento contento al saber que no soy el único que piensa así.
    En sí, con una beca a otro país, no solo descubrís una cultura diferente, sino que uno se descubre a sí mismo. Es una forma de saber qué es lo que uno es. Toda idea preconcebida se desbarata como un castillo de naipes en el mismo momento que pisás… Narita 😛

    Como dije antes, el efecto post-beca no le afecta a todos por igual y algunos no cambian su forma de ver el mundo.

    No se de qué país serás, pero el problema es que aquí hay dos extremos: los nikkei que están cerrados y los nikkei que no saben nada de su propia historia o totalmente desinteresados. Digamos que los extremos son malos.

    A veces cuando salgo con mis conocidos nikkei me siento un poco fuera de lugar. Muchos están muy metidos en su círculo y todos chismosean de la vida de los otros conocidos (ej: que Aki salió con Hiroshi. Algo que no me interesa). Si uno se sale del tema habitual ya a uno lo miran raro.
    Realmente (en mi caso) mi identidad no pasa por salpicar excesivamente mi castellano con palabras japonesas u okinawenses, sino por conocer más de la historia propia, costumbres, idioma, dar a conocer la cultura de mis ancestros, etc.

    Por eso, vuelvo a recalcar, en mi caso toco (trato) de tocar el sanshin, estudio (trato de estudiar) japonés y participo de la organización de las fiestas del Centenario de la Inmigración Okinawense en la Argentina que será el próximo año, y si puedo ¡me voy a los festejos que se hagan en Brasil!
    Y es con eso con lo que me siento identificado. La cara de japonés, el nombre o el apellido japonés y algunas palabritas sueltas en algún diálogo son cosas… superficiales.

    Así que generalmente digo “soy argentino descendiente de japoneses”, no digo “soy nihonjin” (porque eso me parece una burrada) ni me refiero a los no-nikkei como “gaijin” (¡qué despectivo!).
    Eso es todo.

    pd: mi opinión es totalmente cuestionable.

Los comentarios están cerrados.